Ricardo Ávila
Editorial

En busca de un gran acuerdo

“Hay que recibir con entusiasmo la semilla que sembró el sector privado, al definir unos ejes estratégicos para hacer de Colombia un mejor país”.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
junio 25 de 2018
2018-06-24 08:05 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Es difícil saber quién fue la primera persona que habló del tema. Al concluir las deliberaciones de la Asamblea Constituyente que elaboró la carta política en 1991, el dirigente Álvaro Gómez Hurtado sostuvo que se había logrado “un acuerdo sobre lo fundamental”, una frase que repetía con frecuencia.

Más recientemente, Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, al igual que líderes gremiales y académicos, ha hablado con insistencia de la necesidad que tiene el país de definir su senda con respecto a asuntos clave que trascienden la duración de un gobierno. Incluso Gustavo Petro puso la cuestión sobre el tapete durante la reciente campaña presidencial.

El intento de sentar a diferentes representantes de la sociedad, con el fin de construir verdaderas políticas de Estado, ha tenido éxito en diferentes países. Chile es uno de los casos más recientes en los que acabó siendo posible alcanzar consensos con respecto a la estrategia para la niñez.

A la luz de esas experiencias hay que recibir con entusiasmo la semilla que sembraron diversos representantes del sector privado, cuya meta es que se llegue a un “gran acuerdo nacional por el futuro de Colombia”. Desde hace meses, entidades como el Consejo Privado de Competitividad y la Andi han trabajado con ese propósito en mente, mientras que un grupo de empresarios jóvenes se apoyó en McKinsey, la conocida firma de consultoría.

Un primer balance de lo realizado fue presentado el jueves pasado en una larga sesión, al final de la cual se hizo presente el presidente electo, Iván Duque. El planteamiento que se le hizo al mandatario tuvo que ver con la urgencia de fortalecer un nuevo modelo económico basado en mejorar la productividad y atraer la inversión privada. Las fórmulas que se adopten buscarían resolver los problemas sociales y mejorar la equidad, algo en lo cual se ha avanzado, pero no lo suficiente.

Los pactos que fueron propuestos tienen que ver con siete temas: niños y jóvenes; adultos mayores; salud; justicia y lucha contra la corrupción; creación de oportunidades; Estado eficiente y moderno, y fortalecimiento del tejido social. Hasta la fecha, se han celebrado más de 20 talleres que involucran un número superior a 120 expertos. Entre más de 200 iniciativas identificadas, se encontraron cerca de 40 metas cuantificables para los próximos cuatro años.

Como es de imaginar, aquí están los grandes desafíos nacionales. En educación, para citar solo un caso, hay falencias tanto en cobertura como en calidad, por lo cual el propósito es diseñar la hoja de ruta que permita que cualquier colombiano, sin importar el lugar en donde nazca, tenga acceso a una buena enseñanza que le permita desarrollar sus capacidades.

Y en lo relacionado con la economía, la intención es conseguir una tasa de crecimiento más alta, algo que pasa por buenas reglas de juego que tocan a diferentes actividades y una mirada sectorial dirigida a una decena de segmentos que van desde la agroindustria hasta el turismo, pasando por la infraestructura y el medio ambiente. Igualmente, la idea es que el sector público sea sostenible y que la inversión pública aumente, algo que pasaría por elevar la recaudación de impuestos a niveles similares al promedio de la región.

Faltan muchos más elementos en los puntos enunciados aquí y hay otros que están en la lista de discusión, como la consolidación de la paz o la integración de los migrantes venezolanos. Como sucede en estos casos, es probable que los diferentes grupos de trabajo que se han conformado avancen a velocidades diferentes o que, incluso, sea imposible llegar al humo blanco.

Sin embargo, hay que hacer la tarea. Ahora comienza una segunda fase que ojalá permita contar con resultados rápido y así convocar a los partidos políticos para que se sumen a la iniciativa. Suscribir uno o varios pactos mostraría que en medio de las diferencias conocidas, antagonistas de viejo cuño pueden encontrarse en el propósito de hacer de Colombia un mejor país. Ojalá así sea.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado