Ricardo Ávila
Editorial

Encuentro con sabor paisa

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
junio 14 de 2016
2016-06-14 09:00 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

La historia comenzó hace más de un año, en Davos. Fue en el corazón de los Alpes suizos, justo cuando se celebraba el encuentro global que tiene lugar todos los eneros y mientras la nieve se acumulaba en las calles de la pequeña población, que el gobierno colombiano se ofreció formalmente para servir de anfitrión a la cita del 2016 del Foro Económico Mundial, en su versión latinoamericana. La luz verde no demoró en llegar, pero durante meses existió el dilema sobre si celebrar el evento en Cartagena –en donde la reunión tuvo lugar en el 2010– o en Medellín.

El desenlace es conocido. A lo largo de este miércoles empezarán a llegar a la capital antioqueña los participantes en las discusiones que congregarán a 800 personas, de las cuales dos terceras partes representan al sector privado. Altos ejecutivos de firmas colombianas, regionales y multinacionales estarán presentes después de desembolsar una importante suma de dinero que les permitirá contactar a sus pares o atender paneles temáticos con expositores de primera línea, ya sean empresarios, académicos o funcionarios.

"La reunión del Foro Económico Mundial que comienza este miércoles en Medellín es positiva tanto para la ciudad como para el país".

COMPARTIR EN TWITTER


Quienes vayan por primera vez se sorprenderán con la rigidez de la organización, propia de la tradición helvética. Las sesiones comienzan y terminan en punto, las áreas están perfectamente demarcadas y la seguridad raya en lo asfixiante. No llevar la identificación que entrega el Foro cierra todas las puertas, sobre todo porque el personal venido de Suiza es indiferente al conocido “¿usted no sabe quién soy yo?”.

La columna vertebral es de tipo temático. En la presente oportunidad el eje es cómo relanzar el crecimiento inclusivo en América Latina, una duda de fondo ante los tropiezos económicos que ha experimentado la región recientemente. Como es conocido, el balance del 2015 mostró un saldo en rojo y este no pinta mejor, sobre todo debido a las dificultades de Brasil, Venezuela y Ecuador. Incluso las naciones que no están en negativo acusan una notable desaceleración, con pocas excepciones.

No obstante, esta parte del mundo sigue siendo un lugar atractivo. Más allá de las complejidades de la coyuntura, los niveles de consumo son mucho más elevados que a comienzos del siglo y sectores como salud, telecomunicaciones, infraestructura, banca, alimentos o materiales de construcción despiertan interés, entre muchos otros. Por tal motivo, el cupo en la capital paisa se llenó relativamente temprano, a pesar de ser un ‘destino’ nuevo, con un pasado complejo.

Para quienes la conocen poco, Medellín tiene mucho que ganar en esta ocasión. A fin de cuentas, no solo se trata de la urbe mejor administrada del país, sino de un lugar que le ha apostado a la innovación. Aparte de su clima y de la amabilidad de su gente, los visitantes se sorprenderán positivamente con la visión de futuro que existe en una ciudad que afronta los retos del futuro, apostándole a la educación y la competitividad.

"La cita es una oportunidad única para resaltar las posibilidades que hay en un territorio en donde no han faltado los retos".

COMPARTIR EN TWITTER


En lo que respecta a Colombia, el parte también debería ser positivo. Aunque la aspiración original era que para esta época ya se hubiera firmado un acuerdo con las Farc, las señales sugieren que la conclusión de las negociaciones está cerca. A diferencia de muchos nacionales, todo sugiere que los extranjeros ven con buenos ojos un pacto que permitiría que se abran nuevos espacios para la inversión, pues los temores sobre la llegada del ‘castrochavismo’ solo tienen acogida en la política local.

Además, así internamente la opinión sea pesimista, en otras latitudes se reconoce que la economía colombiana está bien manejada y que su desempeño es destacado, dadas las circunstancias. De tal manera, el Foro Económico Mundial es una oportunidad única para resaltar las posibilidades que hay en un territorio en donde no han faltado las dificultades, pero que ahora se presenta como un destino llamativo a la hora de atraer, desarrollar y, sobre todo, hacer negocios.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto


Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado