Ricardo Ávila

Espantar el fantasma

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
febrero 27 de 2014
2014-02-27 12:58 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Pocas reacciones son más elocuentes que las de los mercados de valores, después de que se dan a conocer los resultados de una empresa cuyo título está inscrito en la bolsa.

Por tal motivo, la caída del 3,1 por ciento que tuvo ayer la acción de Ecopetrol y del 4,4 por ciento de su ADR –que se negocia en Nueva York– confirma que a los inversionistas no les gustaron las cifras que dio a conocer la compañía el martes.

A primera vista, el motivo es obvio.

Las expectativas de los analistas en cuanto a ventas, producción, utilidad operacional y neta, al final del ejercicio, eran más elevadas de lo que acabó mostrando el estado de pérdidas y ganancias.

En particular, lo sucedido durante el último trimestre del 2013, cuando fue necesario incorporar gastos que no estaban en el radar de nadie, cayó como un baldado de agua fría.

No obstante, el asunto más complicado fue el de las reservas.

Desde hace algún tiempo es evidente la impaciencia de los observadores, al señalar que Ecopetrol necesita mejorar en esta materia, pues técnicamente lo que tiene identificado le sirve apenas para algo más de ocho años de producir al mismo ritmo.

Y aun cuando el año pasado la empresa incorporó 340 millones de barriles, con lo cual reemplazó más de lo que extrajo del subsuelo, ello fue ante todo el resultado de revisiones a los campos existentes y, en mucho menor grado, a descubrimientos.

Curiosamente, dicha condición –que podría calificarse como una debilidad de largo plazo que puede llegar a ser revertida– acabó pesando más que los atractivos inmediatos.

Estos consisten en que frente a un dividendo propuesto de 260 pesos y un precio por acción de 3.430 pesos al cierre de ayer, la rentabilidad del título de la compañía sería del 7,6 por ciento anual, que se compara favorablemente con otras opciones.

Por tal motivo, es previsible que tenga lugar un repunte en las jornadas que vienen. Pero aun así, el mensaje de fondo radica en que la recuperación para un papel que ha perdido más del 34 por ciento en la bolsa en los últimos 12 meses, está íntimamente relacionada con el tema de las reservas.

Tampoco, claro está, se pueden ignorar otros puntos clave.

En lo que hace a la producción, preocupa que el azote del terrorismo le haya costado a Ecopetrol el equivalente de 8.500 barriles diarios de petróleo durante el 2013 y que el valor de las reparaciones por los ataques a la infraestructura ascendiera a 54.000 millones de pesos.

También es fundamental que el proyecto de expansión de la Refinería de Cartagena se concluya sin más tropiezos y que, en general, todas las filiales cumplan con las metas fijadas.

Lo anterior no desconoce, en absoluto, que la historia reciente de la empresa bien puede calificarse como un éxito.

Desde el 2008, año en el que se lanzó el plan estratégico, la producción ha aumentado 97 por ciento y las reservas en 63 por ciento.

Adicionalmente, las utilidades acumuladas desde ese periodo llegan a los 69 billones de pesos, que no es una suma despreciable.

Como si todo lo anterior fuera poco, el aporte a las finanzas públicas es descomunal, como lo demuestran los 33,7 billones de pesos girados por conceptos de impuestos y transferencias al Estado colombiano en el 2013, incluyendo a las regalías.

Así las cosas, el desafío de la administración es conseguir que la gallina de los huevos de oro que es Ecopetrol, siga poniendo.

Para este año, el cálculo es que si el precio internacional del crudo se mantiene en cercanías de los 110 dólares por barril para la variedad Brent, la producción cumple el objetivo de 819.000 barriles por día y el dólar se negocia en 2.050 pesos en promedio, las utilidades deberían subir en más de 9 por ciento. En eso consiste el reto de sus directivos, que también comprende el espantar el fantasma de la pérdida de reservas, que es lo único que garantiza la fortaleza de Ecopetrol con el paso del tiempo.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado