Ricardo Ávila

Fuera del llavero

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
septiembre 11 de 2013
2013-09-11 02:31 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

No se necesita ser un experto en asuntos del desarrollo para darse cuenta de que en los últimos meses ha tenido lugar cierto desánimo entre los analistas con respecto a América Latina. Y es que después de registrar tasas de crecimiento superiores a su promedio histórico y haber logrado reducir en forma consistente la pobreza –sacando a cerca de 60 millones de personas de esa condición–, el desempeño de la región se ubica en la categoría de mediocre, con un 3 por ciento de aumento calculado para el 2013.

La razón principal de la desaceleración es, sin duda alguna, el comportamiento del comercio internacional que se ha visto afectado por un clima global complejo. De tal manera, las exportaciones de productos básicos que durante años fueron el motor principal del auge de países como Brasil y Colombia se han visto afectadas por una baja notoria en las cotizaciones, como lo pueden atestiguar los casos del café, la soya o el mineral de hierro. Entre los bienes primarios, quizás el precio del petróleo es el único que se mantiene elevado, en buena parte por razones de geopolítica.

Tal realidad se ve ahora más complicada por cuenta del cambio anunciado en la política de Estados Unidos, que en unos meses empezará a cerrar la llave del estímulo monetario que adoptó tras la crisis del 2008. Cuando eso suceda, las tasas de interés deberían subir y más de una economía puede sufrir apretones súbitos si los capitales que llegaron en los tiempos de bonanza empiezan a irse.

Mientras eso pasa, hay otros cambios fundamentales. Estos fueron señalados por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, que ayer presentó el panorama de la inserción internacional de esta parte del mundo. Según el organismo, aparte de los fenómenos citados, hay en marcha negociaciones megarregionales que le van a cambiar la cara al planeta.

Dentro de esa categoría se ubican el Acuerdo Transpacífico de Asociación que comprende naciones de ambos lados del Océano, la Asociación Económica Integral Regional que incluye a socios del Asia y Oceanía y un bloque que puede ser fundamental: el conformado por Estados Unidos y la Unión Europea, que negocian el Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversión. Pero más allá de entrar a describir en qué consiste cada uno, el mensaje de fondo es que empiezan a nacer grandes espacios económicamente integrados, en los cuales las reglas de juego son más sofisticadas que en los pactos bilaterales de siempre.

El surgimiento de esas zonas tiene una expresión práctica fundamental, como lo simboliza el caso de un avión que fabrica la empresa brasileña Embraer: el ERJ 170. Una mirada a los proveedores revela que estos están ubicados en Japón, Norteamérica y el Viejo Continente, en donde se han creado eslabones que forman parte de una sistema de abastecimiento en el que se manejan tecnologías de punta y productos de alto valor agregado.

Mientras eso sucede y la integración se mueve hacia un escenario diferente y más sofisticado, salta a la vista que América Latina se encuentra fuera de la película. Uno de los motivos principales es que el nivel de intercambio intrarregional es muy bajo y asciende apenas al 19 por ciento del comercio total, mientras que en otras latitudes puede superar el 50 por ciento.

En la medida en que esa situación no cambie, la posibilidad de insertarse en las cadenas de valor es muy baja, con excepciones como la de México y la de Costa Rica, que es un gran productor de microprocesadores. Ante esa situación, la Cepal insiste en que es indispensable estrechar los vínculos comerciales, lo que no es fácil en medio de las disparidades ideológicas. Pero si esa situación no cambia, las posibilidades de progreso regional se verán limitadas, algo que Colombia debería tener en cuenta, justo cuando aumenta el volumen de las voces que se oponen a los tratados de libre comercio.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado