Ricardo Ávila

Por fuera también llueve

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
agosto 25 de 2015
2015-08-25 01:39 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

No deja de ser irónico que haya sido el Diario del Pueblo, cuya cercanía con el Partido Comunista Chino es conocida, el que haya puesto el titular que sirve para describir lo que pasó en los mercados de valores del planeta: un lunes negro. Y es que desde Hong Kong hasta Nueva York, pasando por Londres o Ciudad de México, la de ayer fue una jornada para olvidar.

Las cosas empezaron mal al otro lado del Pacífico. El detonante fue el derrumbe en los precios de las acciones en Shanghái, cuyo descenso fue superior al 8 por ciento en una sola sesión. A pesar de las medidas que habían tomado las autoridades en semanas anteriores, el pesimismo se apoderó de los inversionistas cuando el viernes se supo que la producción industrial en la segunda economía más importante del mundo había vuelto a caer.

Por cuenta de lo sucedido, desapareció el tímido avance que todavía mostraban los principales índices bursátiles en dicha plaza desde comienzos del 2015. Actualmente, la baja va en el 1 por ciento, y, si bien en los últimos 12 meses aún se registra un incremento del 43 por ciento, este se puede reducir mucho más si el pesimismo sigue siendo la nota predominante y el pánico se contagia.

Ahora, el problema no es solo de China, sino que el nerviosismo se ve en todas partes. El tema central es que la economía global no levanta cabeza y cada vez es más evidente que los países emergentes están teniendo problemas. Dado que los vasos comunicantes existen, sería un error pensar que las naciones más ricas pueden salir indemnes si el clima frío que antes soplaba en el hemisferio norte empieza a sentirse en el sur.

El caso más inquietante es el de los exportadores de materias primas. El petróleo tuvo ayer otro tropezón importante, ubicándose por debajo de los 40 dólares en el caso de la variedad WTI y de los 45 en el de la Brent, que es la que le interesa a Colombia. Aparte de que el exceso de oferta continúa, un menor ritmo de crecimiento internacional golpearía a la demanda de hidrocarburos y eso también actúa como un lastre sobre la cotización de los mismos.

Movimientos similares se han visto en el caso de otros bienes primarios, desde el cobre hasta el maíz. Debido a ello, las tasas de cambio de múltiples monedas reflejan esa situación, como le ocurrió al peso colombiano en la víspera, cuando superó la barrera de los 3.200 pesos.

Si bien tales variaciones deberían ayudar a cerrar las brechas externas que han quedado al descubierto por el derrumbe en los precios de los productos primarios, la inquietud inmediata de los conocedores es otra. Esta tiene que ver con la capacidad que tienen las economías más endeudadas y las empresas del tercer mundo, de honrar sus acreencias. En otras épocas, circunstancias parecidas dieron origen a crisis enormes que se sintieron durante años y aunque más de uno aseguro que las comparaciones son odiosas, todavía se hacen.

A lo anterior hay que agregar la posibilidad de que el Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos tome pronto la decisión de subir la tasa de interés que cobra por darle liquidez a las instituciones de dicho país. El temor es que en las condiciones actuales, eso atraiga más capitales a las naciones desarrolladas, fortaleciendo aún más al dólar. Lejos de traer calma, una determinación de ese estilo aumentaría la volatilidad actual y las preocupaciones de muchos.

Como es claro, varios de los cálculos que se hacen están basados en especulaciones. No obstante, hay suficiente evidencia para al menos encender las luces amarillas, desde Asia hasta América. Y mientras no se demuestre que lo peor ya pasó, los inversionistas seguirán estando al borde de un ataque de nervios. Porque el de ayer fue el primer día negro de este semestre, pero todo apunta a que no será el último.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado