Ricardo Ávila

El gran tema ausente

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
mayo 13 de 2014
2014-05-13 01:13 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

A menos de dos semanas de las elecciones presidenciales que deberían definir los nombres de quienes tendrían que enfrentarse en una segunda vuelta –el escenario más factible de acuerdo con las encuestas–, siguen escuchándose críticas sobre la calidad de las propuestas que hacen los diferentes aspirantes. Para los analistas, aquellos que desean ceñirse la banda tricolor el 7 de agosto parecerían más concentrados en descalificar al adversario de turno o hacer promesas que tienen costos indeterminados, en lugar de hablar de las reformas estructurales pendientes.

Entre los temas que han brillado por su ausencia se encuentra uno que forma parte central del debate a nivel mundial actualmente: la desigualdad.

Y es que por cuenta de un libro que encabeza la lista de los más vendidos en varios países, llamado Capital en el siglo XXI y escrito por Thomas Piketty, un profesor de la escuela de economía de París, el asunto ha cobrado una importancia inusitada.

Sin entrar en honduras, basta decir que el trabajo en cuestión hace un largo recuento de la evolución del ingreso y la distribución de la riqueza en Europa y Estados Unidos desde hace un par de centurias.

La conclusión es que las diferencias entre ricos y pobres se han ampliado y que la única manera de contrarrestar la que –en su concepto– es una característica inherente al capitalismo, es hacer uso de la intervención del Estado.

Más allá de pasar a debatir si los impuestos a la renta que propone el académico francés son válidos o sin entrar en la discusión respecto a la calidad de los datos, el mensaje es que mientras en el mundo unos y otros hablan sobre la inequidad, en Colombia las campañas se concentran en puntos diferentes.

Ese relativo silencio es lamentable, sobre todo si se tiene en cuenta que en esta materia el país tiene muy poco para sentirse orgulloso.

Y es que, como bien se ha repetido hasta el cansancio, nuestra sociedad es una de las más desiguales de América Latina, que es, a su vez, la de peor distribución del ingreso en el mundo.

Es cierto que en los últimos años ha tenido lugar un avance, tanto en el escenario regional como en el colombiano, pero el camino que queda por recorrer para que la torta se reparta un poco mejor es inmenso.

Quien lo dude no tiene más que mirar un estudio de Facundo Alvaredo y Juliana Londoño Vélez, quienes hicieron sus estudios en la universidad en la que enseña Piketty, y cuyos hallazgos hablan por sí solos.

Según el documento aparecido hace algo más de un año –que toma como base la información tributaria disponible entre 1993 y 2010–, el 1 por ciento más rico en Colombia se queda con una quinta parte del total de ingresos.

Dicha proporción es la más alta del planeta, con excepción de la de Estados Unidos.

Y hay más. Se demuestra que aquí los individuos que están en la cima de la pirámide son, en esencia, rentistas y dueños del capital.

En contraste, en algunas naciones desarrolladas las ganancias se las han llevado los ejecutivos bien pagados o los creadores de empresas, como las nacidas de la revolución tecnológica.

Para completar, Alvaredo y Londoño argumentan que la concentración del ingreso, al menos en la punta, no ha cambiado en estos últimos años. Adicionalmente, señalan que lo que se paga en impuestos para quienes están en ese rango oscila entre el 7 y el 8 por ciento, una tasa efectiva ínfima en comparación con el promedio de la Ocde, el club de naciones al cual el país desea ser aceptado como miembro pleno en un par de años.

Tales análisis dejan en claro que existe una manera de ‘colombianizar’ el debate que surgió a raíz del libro de Thomas Piketty.

Sin embargo, hasta que se pruebe lo contrario, los candidatos parecen haber relegado a un segundo plano una discusión que es necesario dar de frente, más temprano que tarde.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado