Ricardo Ávila

Guerra de resistencia

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
noviembre 28 de 2014
2014-11-28 03:11 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Así el refrán asegure que ‘la esperanza es lo último que se pierde’, pocos analistas confiaban en que de la cita de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) saliera humo blanco. Tras varias horas ayer en Viena, los ministros que integran el cartel que controla el 40 por ciento de la producción global de crudo, decidieron mantener el mismo nivel de ventas y no hacer recortes, en contra de lo que habían solicitado países como Venezuela o Nigeria.

El impacto de la determinación fue inmediato. En los mercados internacionales el precio de la variedad Brent descendió a 73 dólares por barril y el de la WTI a menos de 70 dólares. Por cuenta de lo sucedido, las cotizaciones ya van en 34 por ciento menos que los niveles de mediados de año, cuando muy pocos preveían un escenario como el actual.

El sacudón llegó a los mercados globales. Las acciones de las empresas relacionadas con el sector cayeron en picada, algo que también sucedió en la bolsa colombiana. Por ejemplo, el título de Ecopetrol cerró en 2.439 pesos, cifra equivalente al valor que tuvo al comenzar el 2010.

La razón de lo ocurrido tiene que ver con el simple juego de la oferta y la demanda. Por cuenta de la revolución que ha significado la explotación de hidrocarburos mediante el uso de técnicas no convencionales como el fracturamiento hidráulico, Estados Unidos ha disminuido sus compras externas de petróleo. En efecto, hay sobrantes notorios, como lo ha notado Irán, que está almacenando 100.000 barriles diarios en tanqueros ante la imposibilidad de venderlos.

Por cuenta de esa circunstancia, cada vez son más elevadas las apuestas de que se vienen nuevas reducciones. Ahora hay expertos que pronostican precios de 60 dólares, pues no hay variaciones importantes en el horizonte inmediato.

Semejante escenario es poco menos que catastrófico para un buen número de naciones. El diario Financial Times sostiene que para equilibrar su presupuesto, los venezolanos necesitan que el barril se ubique en 160 dólares, mientras que los iraníes requieren 130 y los rusos 110 dólares. Puesto que alzas de ese estilo son muy improbables, regímenes como los de Nicolás Maduro o Vladimir Putin están en problemas serios.

Tampoco Colombia se salva de la destorcida, ya que el petróleo representa el 55 por ciento de sus exportaciones y el 18 por ciento de sus ingresos fiscales. No se necesita ser un gran experto para concluir que si las cosas siguen como están o se empeoran, el dólar tenderá a subir a lo largo de los próximos meses y el Gobierno deberá apretarse fuertemente el cinturón en el 2016 –cuando sentirá el impacto en el recaudo– para mantener sus cuentas en orden.

Si todos pierden ¿qué lleva a la Opep a dejar que el mercado se inunde de crudo? Aparte de las tensiones al interior de un cartel en el que muchos hacen trampa y venden más de lo asignado, todo indica que los países árabes –que tienen la batuta de la organización y el costo de producción más bajo– prefieren perder en el corto plazo para ganar en el largo.

En concreto, su meta consiste en sacar del juego a los competidores que consideran una amenaza. Ese es el caso de las compañías estadounidenses que extraen hidrocarburos con base en técnicas que son efectivas, pero más caras. Por debajo de los 80 dólares el barril, prácticamente todas las que han revolucionado el mercado empiezan a acumular saldos en rojo y algunas se vuelven francamente insostenibles.

De tal manera que lo que ha comenzado ahora, es una guerra de resistencia. Si la estrategia funciona o no, es algo que solo se sabrá con el paso del tiempo. Pero por ahora, el mensaje es que este bache puede ser profundo y que en el camino más de uno quedará tendido. Hay que cruzar los dedos para que Colombia logre quedarse en el lado de los que se salvan y no en el de los que se condenan.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado