Ricardo Ávila

¿La historia se repite?

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
febrero 26 de 2015
2015-02-26 03:01 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Bogotá vive en los primeros meses del 2015 una campaña electoral adelantada. Si bien restan ocho meses para la cita con las urnas, tres pesos pesados destaparon sus cartas para la alcaldía, otro exalcalde quiere jugar y dos consultas internas se perfilan. La coyuntura que atraviesa la capital del país, caracterizada por el pesimismo, no da para menos. De acuerdo con la más reciente encuesta Gallup, dos de cada tres habitantes de la urbe creen que las cosas están empeorando.

Al pesimismo se suma un deterioro de los indicadores de movilidad y de aspectos de la seguridad. Por tres años la administración de Gustavo Petro ha intentado ejecutar una agenda que ha caído en la retórica en algunas áreas y contribuido a la polarización del discurso político. A finales del año pasado, el 57 por ciento de los capitalinos rechazaba su gestión. Esas dinámicas locales se combinan con las tensiones nacionales y desembocan en un ambiente agitado.

El pulso entre la coalición santista y el uribismo, que se vio en el 2014, se trasladó a varias regiones del país, incluido el Distrito. El Centro Democrático, principal bloque opositor, escogió al exvicepresidente Francisco Santos como su carta en la metrópoli, con miras a las elecciones de octubre. Por los lados de la izquierda, que ha gobernado la ciudad por 12 años ininterrumpidos, las apuestas se concentran en la excandidata presidencial del Polo, Clara López.

La Unidad Nacional no tiene hoy en día un solo postulante. El exministro Rafael Pardo madrugó a lanzar su aspiración y ya obtuvo el respaldo de su colectividad, los liberales, y del partido de La U. No obstante, en Cambio Radical parecerían inclinarse por otra opción. El director de ese bloque, Carlos Fernando Galán, ha hablado de un “Equipo por Bogotá”, que consistiría en escoger entre Pardo, el exalcalde Enrique Peñalosa y el excongresista liberal David Luna, entre otros.

Por su parte, verdes, progresistas y conservadores también juegan con la idea de lanzar aspirantes al ruedo. En el caso más extremo, el abanico incluiría un número amplio de postulantes, entre los cuales Clara López encabeza los sondeos, pero con una proporción muy baja de las preferencias.

Tal escenario es muy similar al de hace cuatro años, que condujo a la victoria de Petro, con solo el 32,2 por ciento de los votos. Es bien sabido que la izquierda logró retener el poder con un respaldo menor al de los candidatos de oposición sumados.

Que en la presente oportunidad vuelva a ocurrir lo mismo sería imperdonable. No hay duda de que el próximo inquilino del Palacio Liévano necesita una gran dosis de legitimidad para adelantar las transformaciones que a gritos demandan los pobladores de la capital. Y eso solo se logra estableciendo mecanismos para que la balcanización del electorado cese y las opciones sean menos.

Para los observadores políticos, detrás de la invitación de Galán se esconde el pulso que desde ya se anuncia entre el vicepresidente Germán Vargas y los liberales gaviristas, con miras a la carrera presidencial del 2018. Aunque negar eso sería ingenuo, la estrategia de buscar un candidato que una al centro sigue siendo válida.

Sin una segunda vuelta y con el escenario partidista tan fragmentado, los riesgos para los capitalinos de elegir otro gobierno de minoría son altos. Tampoco es motivo de entusiasmo la posibilidad de que la polarización persista, si las alternativas son de izquierda o de derecha.

Más allá del balance de la actual administración, los desafíos que enfrentará el nuevo burgomaestre en el 2016 son grandes y requerirán no solo de liderazgo personal y músculo técnico, sino también de gobernabilidad. Por eso es indispensable que los ciudadanos exijan seriedad en estas materias, que vayan más allá de las veleidades personales o los cálculos políticos. De lo contrario, la historia, que ha sido responsable de la postración de Bogotá, puede volver a repetirse.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado