Ricardo Ávila

La hora de la verdad

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
abril 16 de 2015
2015-04-16 04:15 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

La cuenta regresiva ya comenzó. Y si todo sale como está planeado, para finales de mayo estaría teniendo lugar la subasta por medio de la cual la Nación lograría vender las acciones que posee en Isagen, que equivalen a algo más del 57 por ciento de la compañía, propietaria de importantes plantas de generación de electricidad en el país.

Esa impresión se desprende de la etapa que concluyó este miércoles, cuando una serie de firmas interesadas en participar en la puja actualizaron o remitieron los documentos que los habilitan para estar en la ronda final. Aunque el número definitivo no se conoce aún –pues el último plazo para subsanar omisiones vence el 30 de abril–, desde ya está claro que habrá al menos dos compradores potenciales y muy posiblemente más, hasta llegar a seis.

En la lista se encuentran compañías que tienen cómo demostrar que poseen la idoneidad técnica y financiera para aspirar a quedarse con la que algunos califican como una de las joyas de la corona de los activos estatales. Nombres tan conocidos en Europa, Asia y Estados Unidos, como Gas Natural, Suez, Huadian y Duke, se verían complementados por los de dos fondos de inversión: Brookfield y Colbún.

Ante esa perspectiva, parece muy factible que haya un final exitoso, consistente en que varios se declaren dispuestos a pagar los 3.400 pesos por acción exigidos o incluso más. Ello quiere decir que la Nación recibiría al menos 5,3 billones de pesos, en la que seguramente sería la privatización más importante de América Latina en el 2015.

Llegar hasta ahí no ha sido sencillo, dada la oposición interna a la operación, la propia marcha del proceso y el viento que sopla en contra de las economías de la región. Sin ir más lejos, vale la pena recordar que en agosto pasado se tomó la decisión de posponer la venta, ante la escasez de interesados.

Aunque en ese momento más de uno pensó que el aplazamiento sería definitivo, un par de hechos impulsaron al Ministerio de Hacienda a continuar la marcha. El primero fue la entrada en operación de Hidrosogamoso, la iniciativa a la vez más importante de Isagen, que lleva varios meses aportándole energía al sistema interconectado. El segundo tuvo que ver con la reiteración que hicieron varias firmas de querer adquirir las acciones de propiedad pública.

No faltaron tampoco quienes señalaron que por cuenta de la devaluación del peso, el monto de la transacción será cerca de 30 por ciento más barato. En números gruesos, si antes había que girar el equivalente de unos 2.500 millones de dólares, ahora la cifra estará más cerca de los 2.100 millones.

Sea como sea, el Gobierno ha vuelto a insistir en que los fondos que reciba son definitivos para garantizar el éxito de su ambicioso programa de obras viales. La expectativa es que una vez sea aprobada la ley del Plan de Desarrollo, que debate actualmente el Congreso, se cree el fondo para el desarrollo y financiación de infraestructura, que será administrado por la Financiera de Desarrollo Nacional.

Tal como están las cosas, esta última entidad tiene una capacidad de préstamo global de unos 3,5 billones de pesos, una suma importante, pero que equivale a cerca de una décima parte de lo que valen las dos olas de concesiones que están en marcha. Con lo de Isagen ese monto se quintuplicaría –siendo conserva- dores–, lo cual quiere decir que los créditos de mayor riesgo estarían garantizados.

Incluso, habría recursos disponibles no solo para todo el plan de carreteras de cuarta generación, sino para una quinta, pues el esfuerzo en esta materia debe seguir.

Y el negocio dejaría ganadores por punta y punta. Aparte de romper el cuello de botella actual y hacer más competitivo al país, la rentabilidad de la plata entregada sería del 13 por ciento anual, mucho más de lo que dan los dividendos de Isagen. Pero todo ello depende de lo que pase en mes y medio, cuando llegue la hora de la verdad.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto

 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado