Ricardo Ávila

La hora del adiós

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
febrero 04 de 2014
2014-02-04 01:39 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Una de esas frases de cajón que se escuchan de tiempo en tiempo es la que afirma que ‘las personas pasan, pero las instituciones permanecen’. Repetida como ha sido –incluso hasta el cansancio– la máxima se trae a colación sobre todo en el servicio público, con el fin de recordarles a los servidores estatales una lección un poco más coloquial, pero no menos cierta: que el envase, hay que devolverlo.

Dicha expresión, sin duda alguna, también es válida en el caso del sector privado.

La diferencia es que ponerla en práctica no depende necesariamente de las circunstancias políticas o de las crisis.

Puesto de otra manera, en las empresas los ciclos responden a factores diferentes a los electorales. En casos especiales, es verdad, hay eventos extraordinarios que llevan a la toma de decisiones intempestivas, que incluyen la necesidad de cortar por lo sano, pero lo ideal es que los reemplazos abruptos sean la excepción y no la norma.

Así pasa en las corporaciones más grandes.

Por lo general, las transiciones son tranquilas y se desarrollan a lo largo de meses o años.

En contra de turbulencias y desacuerdos, de manera creciente se ven procesos ordenados en los cuales el espacio para las sorpresas es limitado.

Cuando las sustituciones ocurren de esa manera, son interpretadas como asuntos normales y, por ende, se manejan como tales. No hay necesidad de enfrentamientos ni disputas.

Son sucesos que tienen procedimientos establecidos y fórmulas precisas para evitar que se presenten confusiones, ya sea entre el personal, los accionistas o los consumidores de los bienes o servicios que una determinada firma ofrece.

De tal manera, el desgaste es mínimo y el espacio para la incertidumbre, reducido.

En este sentido, hay que celebrar que en Colombia los casos que encajan dentro de dicha caracterización tienden a aumentar.

Para citar ejemplos recientes, compañías como el Grupo Nutresa, Aviatur o Alpina han pasado por momentos similares en fechas recientes.

Cada una de las entidades mencionadas ha demostrado que tiene métodos e instancias institucionales que les permiten pasar estos procesos con suavidad y sin afanes.

Que así suceda, es algo conveniente, pues es síntoma de madurez.

Por muy destacados que sean los líderes, por importantes que sean sus realizaciones y su gestión, una de sus principales responsabilidades es saber despedirse. Esta no consiste en escoger el nombre de un sucesor, sino de preparar a quienes eventualmente pueden reemplazarlos.

Ello también implica trabajar con la junta directiva para que esta última tenga la tranquilidad y el espacio de disponer de un buen abanico de candidatos, con el fin de designar a la persona que garantice tanto la continuidad, como la capacidad de innovar, todo dentro de una senda de crecimiento.

Ejecutivos de calibre son los que han dejado a sus compañías preparadas para los retos del futuro.

Son los mismos que han desarrollado métodos y procedimientos que las han fortalecido y las seguirán fortaleciendo. Personas, en fin, que han transmitido conocimiento y aprendido al mismo tiempo.

Y en este proceso, han hecho crecer las dimensiones de sus empresas, ya sea internacionalizándolas o impulsando su crecimiento en el mercado nacional.

Aparte del compromiso permanente en el tiempo que han ocupado posiciones de responsabilidad, hay gerentes que sorprenden con su capacidad a la hora de desprenderse y buscar nuevos horizontes en la academia o en el desarrollo de intereses personales. Como lo anotó el propio Carlos Enrique Piedrahita, de Nutresa, en entrevista con Portafolio, “la humildad es muy importante en los negocios”. Esa virtud empieza a ser cada vez más notoria en Colombia, algo que comprueba que hay un mayor grado de profesionalismo y más visión de largo plazo en un tema tan complejo como inevitable.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado