Ricardo Ávila

La hora del tijeretazo

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
diciembre 05 de 2014
2014-12-05 03:12 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Quizás no hay un remoquete más apropiado que el de “manos de tijera” que la prensa le ha puesto al nuevo ministro de Hacienda de Brasil, Joaquim Levy. La razón es que el reciente integrante del gabinete de Dilma Rousseff se ha comprometido con aplicar los recortes que sean necesarios, para que así mejore la salud fiscal del gigante suramericano, que se encuentra bajo estricta observación.

No obstante, para ser justos, los mismos propósitos han sido expresados, con diferentes grados de intensidad, a lo largo y ancho de los países de la región que enfrentan el oleaje causado por la descolgada en los precios de los bienes primarios. Desde Venezuela hasta Chile y México, el mensaje es que llegó la hora de apretarse el cinturón. Nicolás Maduro, sin ir más lejos, anunció que se bajaría el sueldo, como una manera de aportar su grano de arena y ayudar a contener la avalancha de las menores cotizaciones del petróleo.

Y si en otras partes llueve, en Colombia no escampa. Así quedó en claro tras dos decisiones sucesivas. La primera tiene que ver con los gastos del próximo año. Más allá de que el monto global no se ha tocado, una directiva presidencial expedida hace un par de días da instrucciones precisas a los ministerios y las entidades públicas para ahorrar en una serie de rubros. Aunque los detalles no se han precisado aún, porque cada entidad debe reportar sobre la manera de ajustarse, la meta es economizar en un billón de pesos.

Más contundente todavía fue un decreto del martes 2 de diciembre, mediante el cual se redujo el presupuesto del 2014 en 6,2 billones de pesos, una suma que equivale a cerca del 3 por ciento del monto originalmente aprobado por el Congreso. Prácticamente ningún organismo se salvó de la cuchilla, aunque los más afectados fueron el Ministerio de Hacienda y el de Agricultura.

Si bien en algunos casos el motivo es que hay que hacer menores pagos –como ocurre con el servicio de la deuda–, en otros la causa fue la ineficiencia a la hora de ejecutar. Uno de los vicios más conocidos del sector público colombiano es dejar un remanente en diciembre, que acaba siendo apropiado a última hora, porque de lo contrario hay que devolverlo. Eso lleva a gastar por gastar, algo que va en contra de las mejores prácticas en la administración pública.

Adicionalmente, la Casa de Nariño quiso curarse en salud y dejar un colchón importante para el 2015. Como se ha dicho repetidamente en los últimos tiempos, la baja en los precios del petróleo ha abierto un margen grande de incertidumbre sobre el comportamiento de los ingresos fiscales.

Los escenarios que se han estudiado por parte de los técnicos de Planeación y Hacienda muestran que aun si se aprueba la reforma tributaria que hace tránsito en el Congreso y se consiguen los 12,5 billones de pesos que necesita el presupuesto del próximo año, la posibilidad de un faltante adicional es alta. En consecuencia, el Gobierno ha decidido guardar una suma importante en el ‘marranito’, que le servirá no solo para reducir el déficit del ejercicio actual, sino para cumplir con la meta establecida para el que viene.

Semejante determinación no quiere decir necesariamente que todo lo que se recortó va a quedar para futuras erogaciones. No obstante, el haber ajustado las tuercas le dará a la administración Santos un mayor margen de maniobra, si los peores cálculos se vuelven realidad.

Ante lo sucedido, no han faltado las voces de protesta. Más de un funcionario se queja de que el hachazo de la austeridad impacta negativamente el avance de programas importantes. Pero la verdad es que una mirada a las partidas contenidas en un decreto que tiene 42 páginas de extensión, muestran que el golpe es manejable. Además, envía el mensaje de que las cosas ya no son como antes, pues se terminó la época de las ‘vacas gordas’.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto
 

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado