Ricardo Ávila

Lecciones para aprender

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
diciembre 09 de 2014
2014-12-09 12:03 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Aquel manido refrán según el cual ‘un mal arreglo es preferible a un buen pleito’, será usado para describir la etapa decisiva de la reforma tributaria, que debería ser aprobada por las plenarias del Senado y la Cámara en próximos días. Y es que después de mostrarse los dientes en repetidas ocasiones, finalmente el Gobierno y los representantes del Consejo Gremial se sentaron a conversar logrando, al cabo de no pocas idas y venidas, un acuerdo sobre puntos fundamentales.

El tema central fue desde un comienzo el nivel de la tarifa y la duración de la vigencia del impuesto al patrimonio, que se desmontará de forma gradual hasta el 2018 y se verá compensado con una sobretasa del Cree, el gravamen creado a finales del 2012 y que es un poco más oneroso que el de renta. Sin entrar en la discusión de décimas de punto porcentual, la senda es ahora menos empinada, y los empresarios consiguieron no solo una rebaja en los porcentajes, sino la inclusión de otros artículos que deberían servir para que el clima de inversión mejore frente al escenario de un par de semanas atrás.

Pero más allá de lo que cedieron unos y otros, lo ocurrido deja varias lecciones con miras al futuro.

Si se usan bien, el camino debería ser menos tortuoso la próxima vez, pues en la segunda mitad del 2015 se presentará, al menos, la propuesta que tiene que ver con el régimen de las entidades sin ánimo de lucro. También es posible que el Gobierno radique en el Capitolio una iniciativa más ambiciosa, consistente en el anhelado proyecto de reforma estructural, que contará con los insumos del Fondo Monetario y la Ocde.

En cualquier caso, queda claro que no basta con que un asunto de esta envergadura se discuta únicamente en los espacios legislativos. Por lo tanto, hay que aprovechar el canal de comunicación abierto con el Consejo Gremial para trabajar propuestas en las que se involucre el sector privado, algo que es muy distinto a ir a los congresos sectoriales y que los ministros del ramo hagan una presentación. Negociar previamente puede ser dispendioso, pero permite concertar posiciones sobre puntos que les tocan el bolsillo a las personas naturales y jurídicas.

Igualmente, el Ejecutivo debería aprovechar la oportunidad para comprometer el respaldo de los empresarios en temas espinosos. Un ejemplo obvio es el de la evasión, en donde está la verdadera oportunidad de incrementar los recaudos.

Y es que el problema en Colombia no es la carga nominal, que es muy alta y supera con creces los promedios regionales y mundiales, sino la tributación efectiva, que es muchísimo menor. En términos prácticos, hay un grupo de sociedades que paga hasta el 71 por ciento de sus utilidades, si en la cuenta se incluyen los impuestos nacionales y locales. Así lo viene de demostrar un trabajo de Fedesarrollo, elaborado para el Consejo de Competitividad.

Sin embargo, el tamaño del grupo es reducido. Los conocedores del esquema vigente señalan que este permite que los avivatos se salgan con la suya, pues la probabilidad de una auditoría de la Dian y un eventual castigo, es baja.

No menos grave es lo que pasa a nivel de las personas. A pesar de que diferentes estudios sostienen que el número de hogares de altos ingresos en Colombia es cercano a los 300.000 (menos del 3 por ciento del total), según las cuentas que se han hecho respecto al patrimonio, las personas que lo pagarán son unas 50.000. Esa situación revela que hay mucho por hacer, si se trata de tener equidad y de que cada uno pague lo que le corresponde. No solo los asalariados y unos cuantos más.

En consecuencia, son muchas las brechas que se pueden cerrar si los sectores privado y público dejan de actuar como antagonistas y elevan su nivel de cooperación. El debate sobre la reforma actual hizo que estallara una crisis. Ahora que bajó la presión, hay que convertirla en una oportunidad.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto
 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado