Ricardo Ávila

Quién lleva las cargas

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
septiembre 10 de 2014
2014-09-10 04:45 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Tal como lo había venido insinuando el Ministerio de Hacienda en diferentes intervenciones públicas, el pasado lunes quedó confirmado que la reforma tributaria que presentará la administración Santos, con el fin de acabar de financiar el presupuesto del 2015, tendrá un plato fuerte. Este será el impuesto al patrimonio, que más que refrendar el esquema que expira a finales de este año, incluye un importante aumento en la base de contribuyentes y un alza sustancial en la tarifa.

La razón es una sola. Según se habían planteado las cosas inicialmente, resultaba imposible recaudar los 12,5 billones de pesos que se necesitan para cuadrar las cuentas con la sola extensión del desmonte del gravamen a las transacciones financieras, junto a replicar la fórmula patrimonial.

En el mejor de los casos, los ingresos del fisco habrían subido en unos 10 billones de pesos, una suma insuficiente si se tiene en cuenta que la estrechez fiscal será la norma en el futuro cercano.

El fin del auge en los precios de los productos básicos quiere decir que las contribuciones del sector de la minería y el petróleo se reducirán, tanto por cuenta de menores pagos de impuesto de renta como de dividendos de Ecopetrol.

Por tal razón, hay que redistribuir las cargas con el argumento de que la riqueza de los colombianos más pudientes ha subido de forma considerable a lo largo de los últimos tiempos. De acuerdo con el escenario presentado hasta ahora, la línea de corte será más baja y empezaría en 750 millones de pesos de patrimonio líquido, lo cual implicará que al menos unos 90.000 contribuyentes quedarían cobijados por el tributo.

Como es de suponer, el anuncio generó todo tipo de reacciones. Si bien todavía no se conoce el texto de la iniciativa, las críticas no se hicieron esperar. En concreto, estas se refieren al hecho de que un buen número de personas naturales y jurídicas deberán hacer un esfuerzo adicional, independientemente de si tienen la liquidez o las utilidades que les permitan soportar un peso adicional. En principio, hay un castigo implícito en contra de aquellas firmas que poseen activos, lo cual puede afectar decisiones de inversión y salirle muy costoso a la economía.

No menos sonoras fueron las quejas en el sentido de que el mismo grupo de contribuyentes que resultó impactado por la reforma tributaria del 2012 volverá a verse afectado en esta oportunidad. Diferentes analistas señalaron que, al menos en términos nominales, las obligaciones fiscales en Colombia están entre las más altas de la región y medidas como la anunciada no harían más que restarle competitividad al país.

Pero aun en medio de esos cuestionamientos, el Ejecutivo no parece dispuesto a examinar otras opciones. Incluso si se abre paso a la propuesta de algunos técnicos en el sentido de elevar la tarifa del impuesto al valor agregado más allá del 16 por ciento, esta serviría para sufragar las peticiones de recursos adicionales que han hecho, entre otros, los ministerios de Vivienda, Transporte y Educación.

Semejante postura garantiza que el debate va a ser intenso. Varios congresistas han dicho ya que no hay una gran dosis de austeridad en el presupuesto radicado hace más de un mes y que tanto los gastos generales como los administrativos aguantarían un buen recorte.

Temas como los costos de publicidad gubernamentales serán objeto de discusión en el Capitolio, mientras sectores diversos insistirán en la conocida mermelada.

Ante la avalancha que se viene, el Ministerio de Hacienda tiene dos opciones. Una es la defensiva y mantenerse en una postura rígida, a sabiendas de que en la discusión en el Congreso tendrá que dar su brazo a torcer. Otra es la de dar un paso inicial por el camino de la austeridad, dejando en claro que los únicos que van a tener que apretarse el cinturón no son solamente los contribuyentes. Ello requiere hacer otra vez parte de la tarea, pero le caería mejor a la gente.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto

 


Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado