Ricardo Ávila

Una locomotora que anda

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
mayo 06 de 2013
2013-05-06 11:46 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Es una especie de secreto a voces que a Germán Vargas Lleras le quedan pocos días en el cargo de Ministro de Vivienda.

La razón es la intención del funcionario de no inhabilitarse, ya sea para servir de escudero de Juan Manuel Santos en caso de que este aspire a la reelección o como eventual postulante a sucederlo.

Todo depende, por supuesto, de cómo se distribuyan las piezas de un ajedrez en el que aún no ha comenzado la partida decisiva.

Pero más allá de elucubrar sobre la etapa que comienza para el líder de Cambio Radical, es evidente que su despedida contrasta con la que ha sido la tradición colombiana.

En lugar de asistir a despedidas y homenajes, Vargas Lleras se ha jugado a fondo para colocar a su cartera en el grupo de las de peso en el gabinete.

Así volvió a quedar demostrado ayer, cuando el Consejo de Política Fiscal (Confis) otorgó un aval por 1,1 billones de pesos con el fin de financiar hasta 66.000 subsidios para la compra de Vivienda de Interés Prioritario, destinados a familias con ingresos de dos salarios mínimos mensuales o menos. A ello hay que agregarle medio billón que servirán para rebajar en cinco puntos porcentuales la tasa de interés, con cargo al Fondo de Reserva de Cartera Hipotecaria (Frech).

Con este programa, la presente administración completa esfuerzos que benefician a todos los segmentos de la población.

El más significativo es el de las 100.000 casas gratis para los más pobres que ya han comenzado a entregarse, pero tampoco puede ignorarse el apoyo de 2,5 puntos porcentuales en el costo de financiación de unidades habitacionales entre 80 y 200 millones de pesos, aparte de una caída en las tasas del crédito hipotecario.

Según las cuentas gubernamentales, el total de los apoyos salidos del presupuesto nacional asciende a 8 billones de pesos, una suma que no tiene precedentes.

A lo anterior hay que agregar la labor de las cajas de compensación, que en esta última etapa entregarán 20.000 subsidios adicionales para VIP.

Tales factores deberían servir para que el ramo edificador experimente un repunte considerable. Según las cuentas de Vargas Lleras, el alza en el Producto Interno Bruto de la actividad podría ser del 16 por ciento en el 2013, mientras que Camacol le apuesta a un incremento superior al 10 por ciento.

En caso de que tales expectativas se concreten, el sector de la construcción podría constituirse en el líder de la economía, bajo el supuesto de que las obras civiles –que forman parte fundamental de la categoría– despeguen de la mano de las inversiones programadas en materia de infraestructura.

Por cuenta de esas expectativas es que entidades como el Banco de la República sostienen que el crecimiento del país debería acelerarse en los meses que vienen.

Y es que la locomotora de la vivienda tiene encadenamientos importantes, pues impacta tanto a la industria como al empleo, aparte de mejorar el clima social al permitirles a decenas de miles de familias contar con un techo decente.

A esto hay que agregar los réditos políticos para el Ejecutivo, pues en ninguna otra área de su gestión recibe Santos tan altas calificaciones.

La más reciente encuesta Gallup mostró que el 76 por ciento de las personas sondeadas aprueban la manera en que el Presidente está manejando el tema.

Con todos esos elementos andando en la dirección correcta, ahora lo que falta es cuidar que todas las piezas caigan en su lugar. Para los expertos, el asunto más importante es conseguir que la oferta responda al indudable impulso que va a recibir la demanda, lo cual no solo depende de la voluntad de las empresas privadas de iniciar más proyectos, sino especialmente de los municipios a la hora de proveer la tierra.

En otras palabras, de poco sirve que se replique el pésimo ejemplo de Bogotá, en donde hay compradores, pero no hay nada qué comprar.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado