Ricardo Ávila

Manos a la obra

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
octubre 23 de 2013
2013-10-23 12:31 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Para quienes hace un par de días tuvieron la posibilidad de seguir el ejercicio de rendición de cuentas que hizo el Ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, hubo un tema que llamó la atención.

Este no tuvo que ver con asuntos que normalmente ocupan la atención del titular de las finanzas públicas, como el déficit fiscal, la inflación o la tasa de cambio.

Aunque fue clara la preocupación del funcionario con la postración de la industria y, en especial, con la evolución del sector automotor.

No es para menos. Según lo informó el Dane, las actividades fabriles tuvieron una caída del 3,9 por ciento en agosto, dando al traste con las esperanzas de recuperación del ramo.

Una vez más, áreas específicas como las de vehículos y autopartes registraron un fuerte descenso, con bajones cercanos al 30 por ciento.

Pero más allá de los casos dramáticos –que pudieron ser exacerbados por el paro agrario–, es claro que el 2013 ha sido muy malo para las manufacturas. Tres de cada cuatro subsectores, entre los 48 a los que se les toma el pulso, muestran cifras en rojo.

Tan compleja realidad se ve reflejada en las encuestas que realizan entidades como la Andi o Fedesarrollo, en las que se revela que la utilización de la capacidad instalada se encuentra por debajo de la media histórica o que la calificación que hacen los empresarios de la coyuntura es mala.

Ante semejante parte, no es de extrañar que los planes de inversión se hayan recortado y que el empleo generado venga en retroceso.

Entre las causas que los propios responsables de las compañías identifican, están la baja demanda, el contrabando, la competencia externa, la tasa de cambio o el costo de las materias primas. Cada uno de esos elementos tiene explicaciones puntuales, pero, en general, todas apuntan a que el clima para los productores internos se ha tornado más hostil con el paso del tiempo.

Por cuenta de esa realidad, sigue vigente un debate en torno a si en Colombia hay en marcha un proceso de desindustrialización.

Aunque las evidencias que muestran el cierre de decenas de plantas se encuentran a la orden del día, todavía hay un grupo de economistas que argumenta que la pérdida de peso de las manufacturas en el Producto Interno Bruto no tiene nada de raro en un país como el nuestro.

De hecho, se citan con frecuencia los ejemplos de Perú, Brasil o Chile, en donde se han visto situaciones similares.

Sin embargo, para no entrar en una discusión que tiene mucho de bizantina, vale la pena mirar el asunto desde otro ángulo. Así se encargó de recordarlo un reporte conjunto que presentaron la Ocde, la CAF y la Cepal a la pasada Cumbre Iberoamericana de presidentes y jefes de Estado en Panamá.

En el trabajo, tales organizaciones hacen una serie de recomendaciones para que la región eleve su tasa promedio de crecimiento en los próximos años.

Entre estas, sobresale la necesidad de una nueva política industrial, que es un requisito para lograr ampliar la base productiva de las naciones de la zona.

Los elementos de una estrategia exitosa distan de las políticas proteccionistas del pasado. En cambio, hay un claro énfasis en buscar aumentos de productividad y, sobre todo, en romper cuellos de botella como ocurre, para citar tan solo uno, con los costos de logística.

En esta materia tiene un gran peso la falta de infraestructura adecuada, aunque no es el único factor.

En consecuencia, si Colombia quiere cambiar la preocupante tendencia de los últimos años en lo que hace a la industria, tiene que hacer las cosas de manera diferente. Entre los instrumentos a ser usados, hay varios que son competencia del Gobierno, como el liderazgo y la coordinación institucional para comprometerse con una serie de tareas y hacerles el debido seguimiento. Y esta preocupación no solo le compete al Ministerio de Hacienda, sino al de Comercio, cuyo nuevo titular está obligado a ponerle manos a esa obra.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado