Ricardo Ávila

Mar de volatilidades

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
octubre 18 de 2015
2015-10-18 11:44 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

El mundo atraviesa un entorno de gran volatilidad económica, que debe ser tenido en cuenta por nuestras autoridades del sector con el objetivo de no hacer cuentas alegres. Por tal motivo, es necesario detenerse por un instante y revisar el comportamiento de tres grandes actores: Estados Unidos, la zona euro y China.

Por el lado de Estados Unidos, hay que celebrar que el segundo trimestre trajo un crecimiento del 3,9 por ciento, que sorprendió a quienes tenían expectativas más moderadas.

Entre las señales de optimismo, podemos registrar un notable aumento del consumo y un repunte de los precios de las viviendas, sumados a niveles de desempleo cercanos al 5,1 por ciento, que se aproximan al pleno empleo. Esto último es muy diciente, pues para finales del 2008 la desocupación se situó por encima del 10 por ciento.

Por supuesto, la gran duda radicará en si la Reserva Federal subirá las tasas de interés antes de concluir el año, o si, por el contrario, esperará nuevas señales de vigor, toda vez que la inflación sigue por debajo de la meta.

En la zona euro, las cosas son distintas. El desempleo sigue por el orden del 10 por ciento, y, luego de un lánguido crecimiento del 0,9 por ciento en el 2014, para el presente periodo y el próximo, los pronósticos más optimistas no superan el 1,4 por ciento de incremento, aun con la aparición de grandes programas de expansión monetaria. A esta situación hay que agregarle que el fantasma de la deflación se empieza a notar, con una inflación del 0,2 por ciento, que recuerda la triste experiencia japonesa.

China, por su parte, debe ser analizada con profunda frialdad. Después de haber sido un motor económico mundial y de haber crecido a niveles superiores al 10 por ciento del Producto Interno Bruto, en el 2014 cerró con una expansión del 7,4 por ciento.

Tanto agencias internacionales como reportes oficiales apuntan a un crecimiento del 6,7 por ciento en el 2015, y a una posible estabilización del 5 por ciento durante los próximos años. No hay duda de que esta desaceleración debe ser considerado, ya que el gigante asiático representa, mundialmente, el 50 por ciento de la demanda de minerales y el 10 por ciento de petróleo.

No deja de preocupar que la desaceleración de China viene de la mano de niveles alarmantes de deuda gubernamental, privada y empresarial, que supera el 250 por ciento del PIB, lo que puede dar pie a las especulaciones de posibles explosiones en burbujas sectoriales.

Ante este panorama, ¿cómo se ve Colombia? La respuesta es, sencillamente, vulnerable. A nuestra dependencia comercial minero-energética hay que agregarle que más del 50 por ciento de nuestras exportaciones a Estados Unidos, la zona euro y China son de petróleo, y que existen pocos candidatos para sustituir ese producto estrella.

Entre las vulnerabilidades se resaltan que la confianza del consumidor se ha debilitado, la Inversión Extranjera Directa ha disminuido más del 30 por ciento, y que el déficit fiscal para el 2016 puede acercarse al 4 por ciento del PIB.

Si a esto se le superponen las presiones inflacionarias, los asfixiantes niveles de tributación para los sectores productivos y una eventual desaceleración del consumo, debemos esperar una mayor desaceleración.

Es cierto que Colombia se ve mejor que muchos países de la región, pero también hay que considerar que crecimientos por debajo del 3 por ciento no son suficientes para generar equidad, reducir la pobreza de manera estructural, ni mucho menos financiar eficazmente el posconflicto.

Ha llegado el momento de actuar con total sinceridad frente a los desafíos económicos del país, y, sobre todo, no dilatar más las reformas estructurales en materia tributaria, pensional, de salud y educación. Demorarnos en reconocer la verdad y enfrentarla con decisión puede conducirnos por un camino de espinas.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado