Ricardo Ávila

Mejor con cabeza fría

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
enero 09 de 2015
2015-01-09 03:02 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

En el ambiente había la impresión de que algo iba a pasar, pero aun a pesar de esa percepción nadie en Colombia esperaba la decisión adoptada por el Gobierno de Ecuador, consistente en imponer una salvaguardia del 21 por ciento en contra de las exportaciones que se envían al país vecino. El argumento dado por Quito es que la fuerte devaluación que ha experimentado el peso desde mediados del año ha alterado los precios relativos entre lo que se produce de este y del otro lado de la frontera, ante lo cual había que adoptar medidas compensatorias.

Aunque la medida tiene que sortear el filtro de la Comunidad Andina, que debe pronunciarse sobre si la justificación dada es válida, es indudable que, si se acaba aplicando, el impacto no sería despreciable. Entre enero y noviembre del 2014, nuestras ventas a ese destino ascendieron a 1.700 millones de dólares, una cifra que equivale al 3,3 por ciento del total exportado.

Dicha proporción puede no sonar muy elevada, pero incluye una amplia gama de productos, la mayoría con un alto componente de valor agregado. De un plumazo, los bienes que despachamos quedarían en desventaja frente a los de otras naciones, lo cual resultaría en una fuerte caída en la facturación. Además, lo ocurrido se suma a barreras anteriores que golpearon a ramos como el de los cosméticos.

Teniendo en cuenta el carácter unilateral de la determinación, no han faltado las voces que dicen que Bogotá debería jugar duro. Mientras unos hablan de retaliaciones comerciales, otros mencionan la opción de acudir a las instancias regionales o globales para conseguir reversar la decisión.

Y aunque esa siempre será una opción, vale la pena analizar el tema con cabeza fría. Para comenzar, hay que tener en cuenta que el saldo en el intercambio con Ecuador es ampliamente favorable a Colombia, por lo cual un enfrentamiento abierto nos golpearía duro. Además, hay importantes inversiones de lado y lado que estarían en riesgo. Lo anterior para no hablar del peligro de echar por la borda un camino de mejoramiento en las relaciones diplomáticas, que es valioso.

No menos importante es entender que la administración de Rafael Correa vive momentos difíciles, por cuenta de la baja en los precios del petróleo. El crudo representa cerca del 55 por ciento de las exportaciones y aporta 15 por ciento de los ingresos públicos en un país en el cual la inversión estatal supera a la privada.

Pero más complejo todavía es el esfuerzo de mantener el modelo de dolarización, que fue adoptado a comienzos del siglo y que resultó determinante para ponerle fin a la hiperinflación que ayudó a sepultar la moneda nacional de ese entonces, el sucre. Cualquier intento de abandonar la divisa estadounidense sería altamente impopular y probablemente significaría el fin del proyecto político de Correa.

En consecuencia, la única opción válida para Quito es apretarse el cinturón y buscar generar un superávit comercial a las buenas o a las malas. Ello explica el recorte anunciado de 1.420 millones de dólares en el presupuesto de gastos de este año y las medidas proteccionistas. Igualmente, permite entender los pedidos de dinero hechos a China que, hoy por hoy, es el principal acreedor ecuatoriano.

Ante esa realidad, si Colombia busca tensar la cuerda corre el riesgo de reventarla. Más inteligente sería tratar de buscar un entendimiento y apoyar a los ecuatorianos en la consecución de fondos externos, tanto de fuentes regionales como multilaterales.

Tampoco estaría de más buscar opciones para equilibrar el intercambio, que se basen en comprar más allá y no vender menos desde aquí. En últimas, se trata de demostrarles a los vecinos del sur que no están solos, para que ellos entiendan que decisiones inconsultas como la de esta semana no proceden con quienes quieren darle a uno la mano en tiempos de dificultades.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

@ravilapinto


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado