Ricardo Ávila

Un mercado con buen futuro

El Mila le permitirá a inversionistas de Perú y Chile entrar con más facilidad a la bolsa colombiana

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
mayo 27 de 2011
2011-05-27 05:35 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

 

El buen desempeño reciente del mercado de acciones en Colombia le ha devuelto a los inversionistas las esperanzas de que el 2011 acabe siendo positivo para quienes han adquirido títulos en la bolsa. Y es que a pesar de los buenos augurios sobre la economía nacional, los resultados hasta ahora son francamente descorazonadores.

Desde el primero de enero hasta ayer el índice IGBC había perdido más del 7 por ciento, con lo cual quien hubiera entrado en esa fecha tendría una rentabilidad negativa.

Lo dicho puede parecer sorprendente a la luz de la buena marcha de las compañías que tienen sus títulos inscritos en el mercado de valores. Tal como lo han demostrado los reportes empresariales disponibles, en general tanto ventas como utilidades avanzan a un ritmo destacable, lo cual debe traducirse en dividendos más altos en el futuro. No obstante, a veces pareciera que esas noticias influyen poco en las cotizaciones, con lo cual hay cierto nerviosismo entre los compradores, entre los cuales se incluye un número cada vez más amplio de personas naturales.

En respuesta, los especialistas hacen un llamado a la calma.

Es cierto que en lo transcurrido del año las cosas no han salido como se esperaba, pero las perspectivas positivas se mantienen, si bien es probable que los saltos espectaculares de otros tiempos se demoren en volver. Corredores Asociados, por ejemplo, espera un alza cercana o superior al 10 por ciento en el IGBC, en comparación con su nivel actual.

Las razones para los tropezones vistos hasta ahora son diversos. Para comenzar, hay que reconocer que la bolsa colombiana registró subidas importantes en el pasado reciente, hasta el punto de que en su momento no faltaron las llamadas a la cordura.

Esa corrección es la que parece haber tenido lugar, con lo cual las acciones locales se mueven en parámetros similares a las que se negocian en otras bolsas latinoamericanas.

A eso hay que agregarle un arranque complejo en el 2011. Episodios como la agitación en el mundo árabe, el terremoto en Japón y las inquietudes en torno al crecimiento económico en Estados Unidos y Europa han influido en la actitud de los inversionistas. Adicionalmente, los compradores han visto mejores posibilidades de ganancias en otras latitudes, así lo muestra la evolución de bolsas como la de Nueva York.

A ese panorama, se agrega que los fondos de pensiones tienen poco espacio para nuevas adquisiciones, pues se encuentran cerca del máximo permitido por la ley.

Todo lo anterior no le quita algunas fortalezas importantes al mercado colombiano. Una de ellas es el buen recibo que han tenido las recientes emisiones de acciones, como lo demostraron los casos recientes de AviancaTaca y el Grupo Aval, en los cuales la demanda fue superior a la oferta. Ese apetito por nuevas opciones hace pensar que la demanda es saludable y que debería absorber sin mayor problema los títulos que vienen en camino y que incluyen al Grupo Nutresa, Protección, Coltejer, Ecopetrol, Davivienda, Petrominerales y Medoro Resources.

Además, hay que agregarle las posibilidades que trae la próxima entrada en operación del Mercado Integrado Latinoamericano (Mila), que le permitirá a inversionistas de Perú y Chile entrar con mayor facilidad a la bolsa colombiana y viceversa.

Esa expansión efectiva en el número de compradores tendrá un tiempo prudente de maduración en la medida en que los ahorradores de aquí y de allá se familiaricen con las compañías listadas, pero nadie pone en duda que las oportunidades para vincular a más personas naturales o jurídicas están ahí.

Debido a ello, y más allá de los altibajos vistos en lo que va del 2011, el optimismo se mantiene, sobre todo para aquellos que entran a la bolsa con una visión de largo plazo y no con el ánimo de querer ganarse la lotería. Ese, al igual que siempre, debe ser el precepto fundamental de un mercado que tiene un buen futuro, sobre todo ahora que integra a un universo potencial de casi 100 millones de personas.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado