Ricardo Ávila

Se mueve la locomotora

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
agosto 12 de 2015
2015-08-12 01:00 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

En medio de las circunstancias difíciles por las que atraviesa la economía colombiana, hay noticias positivas que vale la pena destacar. Una fue confirmada este martes, cuando se anunció oficialmente que el cierre financiero de tres de los proyectos pertenecientes a la primera ola de concesiones de cuarta generación, concluyó satisfactoriamente.

En otras palabras, ya están asegurados los fondos para arrancar con obras que tienen un valor conjunto de cinco billones de pesos, y que comprenden la construcción o recuperación de 484 kilómetros de vías en los tramos que unen a Barranquilla con Cartagena en la Costa Atlántica; Girardot con Puerto Salgar en Cundinamarca, y La Pintada con La Virginia, entre Antioquia y Risaralda. La contratación de miles de personas y el movimiento de maquinarias y tierra en las iniciativas mencionadas es algo que ya adquiere el carácter de inminente.

No menos relevante es el mensaje que se envía. El motivo es que la obtención de los créditos que aportan tres cuartas partes del dinero requerido para un emprendimiento de tanta envergadura (el saldo viene del capital de aquellos consorcios que triunfaron en cada licitación) era el interrogante más grande de todos.

Y es que no solo se trataba de los montos involucrados, que no tienen precedentes en la historia del país. También había inquietudes en torno a plazos y tasas de interés, pues nada de esto se había intentado antes. Al fin de cuentas, el modelo actual significa un rompimiento sustancial con el pasado, ya que varía las cargas, que ahora quedan más en cabeza del constructor que del Estado.

El punto fundamental, es que a diferencia de lo que ocurría en el pasado, ya no hay anticipos o contratos con zonas grises como aquellos que invitaban a desconocer tanto el cronograma como el diseño original. Los incentivos implícitos que existían antes para que la hechura de una carretera se demorara más de lo presupuestado desaparecieron, pues ahora la ganancia está en terminar antes de lo calculado. No hay que olvidar que los fondos públicos se liberan solo cuando todo se reciba a satisfacción.

Las incógnitas fueron evaluadas por bancos nacionales y extranjeros. Tras una primera etapa, en la cual las dudas parecían pesar más que las certezas, se llegaron a mencionar condiciones de financiación que hacían inviable más de un proyecto. Y es que en estos asuntos, una diferencia de uno o dos puntos porcentuales puede hacer la diferencia.

En tal sentido, muchos destacan el papel que ha jugado la Financiera de Desarrollo Nacional no solo como proveedor de recursos, sino a la hora de acercar posiciones. Aun sin la transfusión que esperaba, proveniente de la venta de Isagén, la entidad demuestra su valía.

Por cuenta de que se aclararon las dudas, en semanas más recientes el humo blanco comenzó a aparecer. En términos generales, las percepciones de riesgo disminuyeron, con lo cual se han negociado plazos hasta de 20 años y tasas de interés cercanas al índice de inflación anual más 7,5 puntos porcentuales, aunque cada traje está hecho a la medida del cliente. Además, instituciones de afuera confirmaron que quieren estar presentes, como lo demostró la estadounidense Goldman Sachs al ser líder en los cierres que se anunciaron este martes.

Es de esperar que en las semanas que vienen aparezcan nuevos comunicados que le den viabilidad, en forma gradual, a toda la primera ola de las 4G. La aspiración del Gobierno es que en el 2015 nueve concesiones en total concluyan esta etapa.

En la medida en que ello ocurra, más temprano que tarde, la economía empezará a beneficiarse pronto de la marcha acelerada de la locomotora de la infraestructura. Y comenzará también la cuenta regresiva, con el fin de ver finalizadas las vías que le servirán a Colombia para dar un salto que requiere desde hace tiempo.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado