Ricardo Ávila

Obstáculos en la carrilera

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
agosto 10 de 2012
2012-08-10 01:31 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Cuando la administración Santos le otorgó a la minería la distinción de ser una de las cinco locomotoras de la prosperidad, más de un analista habló de obstáculos en la carrilera, pero en un sentido más figurado que literal.

Sin embargo, eso es lo que sucede ahora por cuenta de la huelga que, desde el pasado 23 de julio, tiene paralizadas las operaciones de Ferrocarriles del Norte de Colombia, la compañía más conocida como Fenoco.

Debido a esa situación, ha sido imposible movilizar 160.000 toneladas diarias de carbón que salen en convoyes de 120 vagones desde el Cesar hasta la costa Caribe, en inmediaciones de Santa Marta, a 200 kilómetros de distancia.

Si bien en un comienzo las empresas productoras afectadas pudieron atender pedidos gracias a sus inventarios, ya comenzaron las declaratorias de “fuerza mayor”, una cláusula que se utiliza cuando, por razones extraordinarias, es imposible cumplir con los contratos firmados.

El hecho ha ocasionado trastornos en el mercado internacional que se sienten en la cotización del mineral, cuyo precio ha subido cerca del 10 por ciento, hasta los 78 dólares por tonelada.

A primera vista, el problema se reduce a un tema laboral.

El sindicato, que agrupa a cerca de una tercera parte de los 625 trabajadores de Fenoco, decretó el cese de actividades para hacer valer un pliego que tiene 32 puntos.

Entre las exigencias se encuentran un mayor aumento salarial, el pago de una prima y el reintegro de unos empleados despedidos con justa causa en el 2009.

Aunque el Ministerio del Trabajo ha conceptuado que dicha declaratoria sería ilegal, por no haber cumplido con una serie de requisitos, la decisión ahora les corresponde a los jueces y no al Ejecutivo.

El problema es que la sentencia se ha demorado más tiempo de lo que se pensaba, y pese a que algunos esperan una determinación hoy, nada es seguro. En el entretanto, el Gobierno ha tratado de acercar las posiciones de las partes, pero una propuesta de arreglo fracasó cuando la junta directiva de Fenoco no estuvo de acuerdo.

Ante la posibilidad de que el conflicto se demore en ser superado, la multinacional Drummond –que opera las minas Pribbenow y El Descanso– ha insinuado que pediría el licenciamiento de los 4.000 trabajadores directos que tiene en Cesar y Magdalena.

Si a esa cantidad se le agregan los 20.000 empleos indirectos que generan dichas operaciones, es claro que existe la amenaza de un conflicto social de grandes proporciones.

La ironía es que solucionar el tema en Fenoco vale mucho menos que los 10 millones de dólares diarios que se pierden en exportaciones de carbón. ¿Por qué la negativa, entonces, a la hora de llegar a una fórmula de solución? Según quienes saben del asunto, la razón es que los socios del ferrocarril están enfrentados.

Uno de ellos es la estadounidense Drummond, con el 40 por ciento, una proporción igual a la de su archirrival suizo Glencore, mientras que una filial de la banca de inversión Goldman Sachs tiene el 20 por ciento restante.

Conforme a los estatutos, se requiere un acuerdo del 70 por ciento de los accionistas en ciertos temas, pero norteamericanos y europeos están en orillas separadas.

La pelea es profunda y va más allá del asunto del tren, pues incluye una disputa por el canal de acceso para los puertos que cada uno construye en aguas de la población de Ciénaga.

Así las cosas, desenredar el nudo va a ser difícil, porque hay otros líos.

Como si lo anterior fuera poco, Glencore es propietaria, a través de Prodeco, de Carbones de la Jagua, cuya mina en el Cesar también está paralizada por una disputa sindical.

Pero más vale que se llegue a una solución pronto porque hay casi 35 millones anuales de toneladas de carbón en juego, sin los cuales la locomotora minera no podrá avanzar a la velocidad que el país necesita.

Para decirlo claro, se requiere que no solo los trabajadores, sino también los socios de Fenoco se pongan de acuerdo.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado