Ricardo Ávila

Obstáculos en la Ruta

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
octubre 15 de 2012
2012-10-15 10:25 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Pocas obras de infraestructura en el país tienen tanta importancia como la Ruta del Sol.

Diseñada como una vía de doble calzada de algo más de mil kilómetros de longitud, esta conectará a Bogotá y a varios departamentos del interior con la costa Caribe, rompiendo uno de los principales cuellos de botella que existen en una nación en la cual la geografía es un obstáculo.

Dividida en tres sectores, la obra fue adjudicada por la administración Uribe a igual número de consorcios, en los que participan firmas nacionales y extranjeras.

Aunque todavía faltan varios años antes de que se cumpla el cronograma de ejecución, en el 2012 deberían quedar listos unos 100 kilómetros en la parte intermedia, lo cual habla bien de un proceso de estructuración en el que participó la Corporación Financiera Internacional, adscrita al Banco Mundial.

La presencia de la entidad multilateral fue fundamental para no repetir los errores del pasado, pues en esta oportunidad se hicieron las labores de ingeniería de detalle previa que son indispensables para evitar las conocidas sorpresas a la hora de movilizar maquinaria y tierras.

Como si lo anterior fuera poco, las firmas involucradas cuentan con el músculo financiero y la experiencia para cumplir con contratos que quedaron bien hechos y premian la ejecución temprana de los trabajos.

Sin embargo, el reporte de avance no es bueno en todas partes.

La razón es el problema que se ha presentado en un área clave, la que une a Villeta con El Korán, cerca de la capital de la República. Aunque en distancia se trata del trazado más corto –78 kilómetros–, es el más complejo desde el punto de vista geológico, dada la inestabilidad de la cordillera.

Para sortear el desafío, la solución propuesta incluye una serie de túneles y viaductos, algunos de los cuales pasan por zonas protegidas.

Dicha opción fue aceptada expresamente por el Consorcio Helios, que integran los hermanos Solarte como socios mayoritarios; Conconcreto, y la firma argentina Iecsa, cuya oferta por 1 billón de pesos fue la ganadora en su momento.

A pesar de esa realidad, las obras en el trayecto más difícil comprendido entre Villeta y Guaduero (21 kilómetros), no han comenzado.

El argumento usado es que la Agencia Nacional de Licencias Ambientales otorgó el permiso solicitado, pero exigió unas obras de mitigación para no afectar la reserva del río San Francisco, en cercanías del municipio de Guaduas.

Dicho requisito fue interpretado por Helios como un obstáculo difícil de salvar, ante lo cual el consorcio ha empezado a hablar de un túnel de nueve kilómetros que costaría medio billón de pesos más que lo establecido en el contrato.

En respuesta, la Agencia Nacional de Infraestructura ha respondido que hay que atenerse a lo firmado, entre otras razones, porque un cambio de trazado podría dar origen a demandas por parte de quienes perdieron en su momento la licitación.

Como si esto no fuera suficiente, el trabajo a realizar era conocido por todos los proponentes, sin que se hubieran presentado observaciones en los meses previos a la presentación de las ofertas.

A pesar de ello, Helios no se mueve. En sus citas con el Ministerio de Transporte, quienes llevan la voz cantante son los abogados y no los ingenieros, los mismos que insinúan que al país no le conviene repetir lo sucedido con Commsa, en la década pasada, cuando un consorcio español no ejecutó las obras que debía hacer en la misma zona que hoy es objeto de discusión.

Semejante actitud es preocupante.

Para comenzar, porque sería un absurdo que la inmensa mayoría de la Ruta del Sol se entregue a tiempo, sin que el punto más crítico esté solucionado. Pero, sobre todo, porque devela la conocida práctica de prometer una cosa y querer hacer otra más costosa, que ha sido nefasta para el buen avance de la infraestructura en Colombia.

Por eso, hay que insistir en que Helios cumpla lo pactado y entienda la responsabilidad que tiene en sus manos, incluyendo la de mantener la buena reputación de sus socios. Y sin triquiñuelas.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado