Ricardo Ávila
Editorial

Una operación justificable

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
mayo 01 de 2016
2016-05-01 11:27 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Para quien le haya seguido la pista a los pronunciamientos de Enrique Peñalosa, no debió ser sorpresiva la noticia de la semana pasada cuando, al radicar la propuesta del plan de desarrollo de la administración distrital, el Alcalde de Bogotá pidió una autorización para vender las acciones que el Distrito posee en la ETB. Se trata de casi 3,1 millones de títulos, que le representarían dos billones de pesos a las arcas de la ciudad.

En repetidas ocasiones, el actual inquilino del Palacio Liévano había señalado que iba a optar por el camino de las privatizaciones, con el fin de conseguir recursos para su plan de gobierno. El reporte sobre la situación de las finanzas municipales es inquietante, pues el aumento en gastos durante el periodo de Gustavo Petro le dejó muy poco margen de maniobra a su sucesor.

Debido a ello, el actual burgomaestre piensa usar el dinero que reciba para reducir el déficit de infraestructura social y de vías, lo que incluye la construcción de, entre otros, un par de megacentros culturales, ocho jardines infantiles, cuatro hospitales y varios proyectos que mejorarían la movilidad. Dichos emprendimientos le servirían también a la economía local, en donde el desempleo muestra tendencia al alza.

Pero más allá del destino de los fondos, no hay una buena justificación para que la ETB permanezca en manos distritales. Para comenzar, la empresa perdió hace rato su carácter de monopolio público y está sometida a una despiadada competencia.

Adicionalmente, el sector de las telecomunicaciones exige economías de escala y una permanente innovación tecnológica para no quedarse atrás.

Aparte de lo anterior, existe el riesgo de que la compañía pierda más valor si no logra competir exitosamente. Uno de sus activos más importantes es el millón largo de líneas de telefonía fijas, pero cada vez más usuarios prefieren otras opciones para conectarse con sus semejantes, comenzando por los celulares.

Al mismo tiempo, las cuantiosas apuestas hechas en tiempos recientes no parecen haber dado el resultado esperado. Las inversiones en fibra óptica, que llegaron a cerca de 1,2 millones de hogares bogotanos, no derivaron en suscripciones masivas, pues apenas 9 por ciento de los clientes potenciales tienen a la ETB como su proveedor. Los resultados en materia de televisión por suscripción o telefonía móvil, también han estado debajo de las proyecciones originales.

Las cifras son contundentes. El año pasado, los ingresos de la firma ascendieron a 1,5 billones de pesos, una suma ligeramente inferior a la del 2006. Si bien no faltará quien señale que fue posible revertir la tendencia decreciente de ejercicios previos, las cosas no están mejor que antes. En telefonía fija, la participación es del 55 por ciento de la torta, 18 puntos porcentuales menos que en el 2010. A su vez, las conexiones de internet representan el 34 por ciento ahora, cuando al comenzar la década esa proporción era del 50 por ciento.

Así las cosas, la idea de vender es válida. Aferrarse a las acciones equivale a correr el peligro de que un día no muy lejano las pérdidas empiecen a subir y sea necesario hacerle transfusiones a un paciente cuya prognosis no es la mejor. Así, sería mayor la rentabilidad de los activos públicos en los que se propone invertir el producido de la transacción.

Hecho el planteamiento, vale la pena señalar que el camino que queda es largo. Aparte de la luz verde del Concejo, hay que seguir un proceso dispendioso que incluye los pasos señalados por la ley, antes de llegar a una eventual subasta. Mientras arriba ese momento, no faltarán turbulencias, comenzando por las que puede causar un sindicato beligerante. Ello obliga a extremar protecciones y a buscar maneras de valorizar más el que es un patrimonio muy importante y que cumplió una gran función, pero que ya no tiene por qué ser propiedad de los bogotanos.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado