Ricardo Ávila

Otro palo en la rueda

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
marzo 31 de 2014
2014-03-31 03:48 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

El júbilo duró poco. Y es que apenas unas cuantas horas después de que el Gobierno colombiano celebró el interés manifestado por siete firmas o consorcios interesados en adquirir el 57 por ciento de las acciones de Isagen que son propiedad de la Nación, una determinación del Consejo de Estado le puso un tatequieto al proceso.

De tal manera, la que se veía como una intensa puja que podría haber elevado el precio bien por encima de los cinco billones de pesos que son la base de la valoración, ha quedado en veremos, al menos por ahora.

Como fue conocido, la providencia hace uso de la medida cautelar de urgencia, un mecanismo que permite suspender temporalmente un acto administrativo cuando este puede causar un perjuicio irremediable.

Puesto de otra manera, mientras evalúa los argumentos de quienes se oponen a la operación, el Alto Tribunal prefirió congelarla de forma provisional.

No obstante, el comunicado de prensa expedido el viernes pasado entrega ciertas luces sobre el razonamiento utilizado.

Según este “se fundamenta la suspensión en que Isagen es la tercera generadora de energía eléctrica en importancia del país, presenta superávit y eficiencia financiera y constituye un importante activo que genera dividendos significativos para la Nación”.

Tales afirmaciones son incuestionables.

Nadie pone en duda que la empresa es sólida, se encuentra bien manejada y avanza correctamente en la terminación de su iniciativa más importante, Hidrosogamoso.

Pero la discusión no puede darse en abstracto, en el sentido de mantener o no un activo valioso.

La pregunta de fondo es si la rentabilidad que hoy obtiene su principal dueño puede ser más elevada si los recursos se usan para otros fines.

Para citar cifras concretas, en el 2013 la compañía obtuvo utilidades por 433.966 millones de pesos de los cuales se les entregarán a sus accionistas 217.268 millones de pesos.

Así las cosas, la Nación recibirá cerca de 125.000 millones de pesos este año, que no es una suma despreciable, pero que equivale a un rendimiento del 2,5 por ciento sobre el valor calculado de su participación.

En contraste, si esos fondos se usan para financiar, en parte, el programa de vías de cuarta generación, la tasa de interés obtenida –a través de la Financiera de Desarrollo Nacional– superaría el 11 por ciento anual. Además, hay que tener en cuenta el impacto social y económico derivado de una mejora sustancial en la infraestructura. Los diferentes ejercicios realizados revelan que la tasa de crecimiento subiría en más de un punto porcentual por año, beneficiando la generación de empleo.

Por tal razón, si de negocios se trata, a Colombia le va mejor cambiando un activo que está maduro, por otro no menos atractivo.

A lo anterior se debe agregar que existe un buen marco regulatorio que debe conducir a que se mantenga el clima de competencia que tiene que existir en el sector de la generación eléctrica, con lo cual la llegada de otro socio mayoritario no debería traducirse en un deterioro del servicio o un encarecimiento del mismo.

Aparte de esos planteamientos, el Consejo de Estado busca referirse a la afirmación de que la venta de las acciones de Isagen es contraria a las normas, por no haberse incluido en el Plan de Desarrollo o no tener una autorización legal explícita.

Tales afirmaciones deberían ser rebatidas por el Ministerio de Hacienda, pues no necesariamente reflejan la realidad, aparte de que crearían un precedente que solo puede calificarse de inconveniente.

Así las cosas, es de esperar que el Alto Tribunal examine los alegatos de parte y parte, y acabe dando la luz verde necesaria, ojalá en el menor tiempo posible.

Si eso es así, el proceso se verá cimentado, cerrándole el espacio al debate político. Pero en caso contrario, el programa de desarrollo de las carreteras se encontraría con un gran obstáculo, pues apenas podría comenzar de forma parcial. Y eso es algo que no le sirve al país ni a los colombianos.

Rícardo Ávila Pinto

ricavI@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado