Ricardo Ávila
Editorial

Para curar al paciente

Establecer de cuánto es el déficit actual y acumulado de la salud, junto con mantener la política de medicamentos, son dos temas prioritarios.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
agosto 23 de 2018
2018-08-23 08:39 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

No han transcurrido tres semanas desde cuando Iván Duque comenzó su periodo presidencial y la lista de pendientes aumenta. Aunque los titulares se han concentrado en la situación fiscal y los elementos que tendría la reforma tributaria que se presentará para discusión del Congreso y cuyo texto aún no se conoce, hay otros asuntos urgentes que asoman de vez en cuando su cara.

Uno de ellos es la salud, que forma parte de aquello que coloquialmente se conoce como ‘chicharrones’: problemas enormes, de difícil solución. Encontrar la salida le corresponde al titular de la cartera, quien hasta su designación estuvo fuera del radar de los ‘gabinetólogos’.

Las primeras señales del nuevo ministro, Juan Pablo Uribe, tienen que ver con su talante: ajeno a la politiquería, ha puesto a un lado el ánimo pendenciero que muestran algunos integrantes del partido de Gobierno. En contraste con los ánimos revanchistas que se ven en el Capitolio, no manifiesta interés en administrar con espejo retrovisor y, por el contrario, reconoce el valor del esfuerzo y los avances conseguidos por sus predecesores.

Sin duda esa es la estrategia más inteligente, no solo porque lo que importa es mirar hacia adelante, sino porque la historia actual se viene escribiendo desde hace tiempo. De hecho, el estado del sistema, con sus crisis y sus avances, tiene una innegable huella de Álvaro Uribe. Valga recordar que el ahora expresidente no solo fue ponente de la Ley 100 de 1993, sino que su mandato se cerró en el 2010 con una fallida declaratoria de emergencia económica y social derivada, entre otros aspectos, de políticas permisivas en el sector.

De modo que, así como es justo reconocer las mejoras en cobertura conseguidas en la primera década de este siglo, es clave recordar que la estructura vigente aún hoy está pagando las consecuencias de múltiples decisiones de esa administración, incluyendo la desregulación de los precios de los medicamentos concedida a las multinacionales farmacéuticas. Es correcto, por lo tanto, concentrarse en el futuro y advertir que resulta urgente definir el monto total de las deudas del sistema de salud como prerrequisito para poner en marcha un acuerdo de punto final que las salde.

En su momento, Alejandro Gaviria planteó que las deudas acumuladas eran de siete billones de pesos, que el déficit para el 2018 ascendería a 800.000 millones y que el faltante el próximo año superaría los dos billones. Por el contrario, su sucesor considera que el tamaño del agujero alcanza los 10 billones de pesos.

Ante semejante diferencia, debería ser prioritario definir una cifra cuanto antes. Tal como haría cualquier médico responsable, lo que corresponde es hacer un diagnóstico preciso con base en la evidencia contable y las investigaciones adelantadas por diversas entidades.

La otra parte que urge resolver, como dijo el Ministro, es qué parte de ese total corresponde a la Nación, qué parte a los territorios y qué parte a los particulares. Sin esa claridad, no hay punto final posible.

Otro anuncio del Gobierno es su compromiso con la regulación de precios de los medicamentos, instrumento clave para mejorar el acceso y garantizar la sostenibilidad de la salud. Como corresponde, el nuevo titular de la cartera tendrá que escuchar a las farmacéuticas, evaluar su solicitud –legítima– de que los controles de precios se ajusten a un calendario, y evitar que las medidas sean interpretadas en la industria como actos de venganza por los abusos del pasado.

La política adoptada devolvió al Estado colombiano su papel de regulador, fortaleció su legitimidad y permitió ahorros de 4,5 billones de pesos. Si el propósito de esta administración es construir sobre lo construido, mantenerla y mejorarla volverá a comprobar que el bien común prima sobre el particular.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado