Ricardo Ávila

Otro paso adelante

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
septiembre 18 de 2015
2015-09-18 03:47 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

En medio de la desaceleración que registra la economía colombiana en su ritmo de crecimiento, resulta destacable el reporte que entregó el Dane. Según la entidad, la pobreza en Colombia siguió por la senda descendente al concluir la primera mitad del 2015. En concreto, la población en dicha condición ascendió al 28,2 por ciento del total, más de un punto porcentual por debajo de la medición de hace un año.

El nivel anotado ubica al país dentro del promedio latinoamericano, después de haber estado consistentemente por encima. Más significativo todavía es que la cifra es la menor de la historia, y que la reducción tuvo lugar justo cuando en la región los progresos conseguidos en materia social se estancaron o están en franco retroceso, debido a los vientos de recesión que soplan en varias latitudes. Si se mira lo sucedido desde el 2010, somos los de mejor desempeño en esta parte del mundo.

Tampoco es despreciable que nunca antes el tamaño de la clase media había superado el de los pobres, hasta ahora. De acuerdo con el Banco Mundial, este es el primer año que ello ocurre, pues la población que está en la mitad de la pirámide de ingresos habría llegado al 31 por ciento.

Ante los logros descritos no faltarán las expresiones de incredulidad. Un motivo son las líneas de corte que se usan, con base en un trabajo técnico adelantado hace un lustro. De tal manera, una persona es considerada pobre si su grupo familiar de cuatro personas gana menos de 868.172 pesos mensuales a nivel nacional. Para las zonas urbanas, el límite es 956.820 pesos, y para las rurales, de 573.024 pesos mensuales.

Al respecto, es incuestionable que toda clasificación tiene algo de arbitrario. No obstante, los montos descritos son los que requiere un hogar del tamaño señalado para cubrir sus necesidades básicas de alimentación, vestuario y vivienda. En el caso de la pobreza extrema, en la que están 79 de cada mil colombianos que no alcanzar a tener lo necesario para comer apropiadamente, el valor promedio establecido es 391.160 pesos mensuales.

Tales proporciones dejan en claro que el camino por recorrer todavía es largo. Sin desconocer los avances recientes, Colombia está a una gran distancia de Chile, que muestra el mejor balance en este campo en Latinoamérica, con 12 por ciento de incidencia en la pobreza. Para que los progresos continúen es indispensable no solo que ciertos programas destinados a la población vulnerable sean efectivos, sino, sobre todo, que el mercado laboral no se deteriore.

Y en esta materia hay un par de elementos importantes. El más obvio es conseguir que el desempleo siga descendiendo, o por lo menos se estabilice, pues no hay mejor antídoto contra la pobreza que un trabajo estable. El otro requisito es que el poder adquisitivo de los salarios no sufra, todo un reto si se tiene en cuenta que la inflación se ha acelerado en tiempos recientes.

Mientras se hace lo posible por no dar un paso atrás, también hay que tener en cuenta que cerrar brechas es una tarea que está pendiente todavía, más allá de que en este terreno se ven algunos progresos importantes. Concretamente, la pobreza en las zonas rurales llega al 40 por ciento, 16 puntos más que en las urbanas. Y en lo que hace a la miseria, la diferencia es más del triple, pues las cifras son 17,6 y 5 por ciento, respectivamente.

Lo anterior muestra la importancia no solo de promover actividades intensivas en mano de obra como las edificaciones y la construcción de infraestructura, sino la responsabilidad que tiene el segmento agropecuario en este tema, para mejorar en las zonas más apartadas. Falta ver si la recomposición que se anuncia en el sector productivo, por cuenta de la revaluación del peso, se confirma y con ella la posibilidad de seguirle ganando terreno a la pobreza.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado