Ricardo Ávila

El patrimonio de todos

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
febrero 09 de 2015
2015-02-09 01:58 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Tras un periodo de calma chicha, otra vez ha comenzado a soplar el viento frío sobre Ecopetrol. La que, de acuerdo con las encuestas, es la empresa más querida y admirada por los colombianos es hoy objeto de cuestionamientos, tanto por sus resultados financieros como por los interrogantes que han surgido en torno a su marcha.

Los más extremos hacen un paralelo con la situación de Petrobras. La que llegó a ser la joya de la corona del Estado brasileño es hoy una compañía bajo sospecha, sindicada de convertirse en la caja menor del Partido de los Trabajadores en la que más de uno metió descaradamente la mano.

Las pesquisas apenas arrancan pero, desde ya, las irregularidades se tasan en los miles de millones de dólares. Debido a los cuestionamientos, la semana pasada tuvo lugar una barrida de la cúpula directiva y la llegada de un nuevo presidente cuya responsabilidad será la de limpiar la que es calificada como una olla podrida, con el innegable detrimento patrimonial.

En lo que atañe a Ecopetrol, las cosas son muy diferentes. Es verdad que las denuncias en torno a episodios de corrupción existen y que el lento avance de las investigaciones genera inquietudes. Pero no hay un ápice de evidencia respecto a nada que se asemeje a lo de Petrobras, por lo cual hacer paralelos no puede sino calificarse como una gran injusticia.

Aun así, la empresa colombiana atraviesa épocas difíciles. Para comenzar, la abrupta caída en los precios internacionales del petróleo puso en evidencia algunas de sus debilidades estructurales. Las ineficiencias que eran difíciles de ver con un barril de crudo por encima de los 100 dólares, aparecieron en forma protuberante cuando este bajó a 50.

Algunos de los interrogantes que se hacen tienen que ver con costos administrativos altos, inversiones que desbordaron los presupuestos y un nivel de reservas que es muy bajo. El éxito exploratorio ha brillado por su ausencia y varias de las apuestas hechas en el exterior han sido infructuosas u ocasionado multas importantes.

Hoy por hoy, la nube más oscura que se cierne sobre Ecopetrol tiene que ver con las debilidades identificadas por la agencia calificadora de riesgo Fitch la semana pasada. La más obvia está relacionada con una nueva disminución en el valor del petróleo que en sesiones recientes ha mostrado tendencia a la recuperación.

Por su parte, la más estructural es el escaso nivel de reservas recuperables. Cuando el análisis se hace solo sobre el crudo disponible y se excluye el gas natural de la ecuación, la foto es preocupante. De no haber nuevos hallazgos a la firma le quedan yacimientos que equivalen a menos de seis años al ritmo de explotación actual, así el reporte general hable de ocho.

Sin embargo, el mayor riesgo tiene que ver con el balance general. Los pasivos financieros han crecido, a pasos agigantados de un tiempo para acá, y si la generosa política de pago de dividendos –adoptada para cuadrarle la caja al Gobierno– sigue sin modificaciones, las cosas se van a ver peor. Para hablar con franqueza, eso de endeudarse más para distribuir utilidades equivale a dispararse en el pie y puede ocasionar grandes dolores de cabeza.

Mientras todo esto ocurre, Ecopetrol atraviesa una indeseable situación de interinidad. El proceso de sustitución del actual presidente avanza, pero quienes conocen la situación saben que un número importante de decisiones están en salmuera. De prolongarse los tiempos, podría darse aquello que los expertos califican como una destrucción de valor, cuya cuenta acabarán pagando los colombianos.

Debido a ello, la junta directiva tiene que mostrar que está en control de la situación. Más allá de la feria de las vanidades sobre quién decide el nombre del remplazo de Javier Gutiérrez, hay que tener sentido de urgencia. Y entender que lo que está en juego tiene que ver con el patrimonio de todos.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado