Ricardo Ávila

La pelea por la torta

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
septiembre 22 de 2015
2015-09-22 03:53 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

El asunto se veía venir. Desde finales del 2014, cada vez que el Ministerio de Hacienda se refería al tema de vigencias futuras y presentaba un gráfico con las obligaciones que tendrá que asumir la Nación en los años que vienen, quedaba claro que el margen para más compromisos en cuentas por pagar era muy estrecho.

Sin embargo, la cosa se puso peor una vez se actualizó el Marco Fiscal de Mediano Plazo, cuya versión más reciente se conoció en junio. Para ese momento fue evidente que el techo era aún más bajo de lo que se había pensado, como consecuencia del desplome en los precios del petróleo, que empeora la realidad de las finanzas públicas.

Ante la nueva realidad, el mensaje que recibieron los encargados de adelantar el ambicioso programa de infraestructura vial con el que se comprometió la administración Santos, fue contundente: la plata no alcanza. En términos prácticos, lo que eso quiere decir es que no hay espacio para todo lo que queda pendiente en ese campo, y, en especial, la tercera ola de construcción de autopistas de cuarta generación, conocidas como 4G.

Tras más de un tire y afloje, los encargados del plan –del vicepresidente Germán Vargas hacia abajo– entendieron que de las nueve obras pendientes, era factible proseguir con dos. Elegir cuáles emprendimientos salvar fue relativamente fácil, una vez estallaron los problemas en la frontera con Venezuela. El trayecto de Bucaramanga a Cúcuta, pasando por Pamplona, que tiene unos 180 kilómetros de longitud, acabó siendo el escogido.

No obstante, de unos días para acá se encendió una luz. La determinación del Consejo de Estado de permitir la venta de las acciones que la Nación posee en Isagen, abre la posibilidad de que a las arcas públicas ingresen más de cinco billones de pesos.

El problema es que esos fondos ya tenían destinación. En principio, parte del dinero sería colocado en un fideicomiso que sería administrado por la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN). Otra porción –de por lo menos un billón de pesos o mucho más– serviría para capitalizar a la entidad, con el fin de ampliar su capacidad de préstamo, que hoy en día es de unos 190.000 millones de pesos por proyecto. El resto podría servir para otro tipo de operaciones, siempre relacionadas con la infraestructura.

Ante esa situación, la Vicepresidencia dejó saber que una tajada de esa torta debería destinarse a lo que falta de las 4G.

En especial, lo que se quiere es hacer viable la ruta entre Pasto y Popayán, de 344 kilómetros de largo, para completar una doble calzada que comenzaría en la frontera con Ecuador y llegaría hasta la Costa Atlántica, si se unen las iniciativas que ya están en curso.

De qué tamaño debe ser la porción solicitada, es algo que no está definido todavía. Lo que sí es conocido es que en el seno del Gobierno hay dos posiciones. Una sostiene que la FDN requiere todo el músculo que sea posible, no solo para prestarles a los consorcios encargados de las carreteras de la cuarta generación, sino para apoyar a las Asociaciones Público Privadas, que podrían ser más de 20, tan solo en materia vial. A lo anterior habría que agregarle el metro de Bogotá, y múltiples esquemas relacionados con el desarrollo urbano, colegios o edificios públicos.

La otra postura es que la Financiera podría quedar con un exceso de capital que no hace sentido, y menos en las circunstancias actuales, pues su capacidad de crédito podría superar los 40 billones de pesos. Dada la presencia de la banca privada nacional y extranjera, al igual que de las entidades multilaterales, no habría demanda para todos esos fondos.

Ambos puntos de vista tienen algo de lógica. Lo que no la tiene es que los partidarios de uno y otro empiecen a pelear públicamente por el ponqué. En consecuencia, la Casa de Nariño debe tomar cartas en el asunto, para que el incendio no se crezca, sobre todo sin haber vendido a Isagen.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto
 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado