Ricardo Ávila

Pequeño, pero significativo

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
octubre 01 de 2015
2015-10-01 03:25 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Uno de los pocos ases en la manga que le quedan a la economía colombiana, es la relativa fortaleza de su mercado de trabajo. Mientras en buena parte de América Latina la desaceleración ha venido acompañada de una reducción sensible en las plazas disponibles, el país todavía consigue que el número de personas ocupadas siga aumentando. Por cuenta de esa situación, el consumo interno se comporta relativamente bien y es el principal motor de la actividad productiva.

Sin embargo, todo indica que el impulso comienza a frenarse de manera significativa. Así se desprende del reporte entregado por el Dane este miércoles, el cual mostró cambios en la tendencia reciente que deberían inquietar a las autoridades.

El indicador que sugiere que las cosas no marchan como antes, es el desempleo. Tanto a nivel nacional como en las 13 áreas metropolitanas más grandes, en agosto se observó un retroceso que es, a la vez, pequeño y significativo. Al fin de cuentas, el deterioro fue de décimas, pero sugiere que es el inicio de un retroceso o, en el mejor de los casos, de un estancamiento.

Aunque es indiscutible que un bache lo experimenta cualquiera, a decir verdad en la medición de julio ya se habían encendido las luces amarillas. Es cierto que las cifras generales hacían pensar que todo se encontraba bien, pero los académicos hallaron que había un deterioro en la calidad de las nuevas plazas creadas. No solo la generación de puestos formales disminuyó, sino que el subempleo dio un salto que no pasó desapercibido.

El análisis de lo que pasó el mes siguiente confirma que el fenómeno no fue aislado. Para ponerlo en términos globales, la desaceleración económica se siente sobre ramos específicos que todavía no levantan cabeza. Más de uno se sorprenderá, por ejemplo, al constatar que los renglones que redujeron su demanda de empleo resultaron ser la industria y la agricultura, que, en principio, se ven beneficiadas por el alza en la tasa de cambio. En contraste, la construcción es la responsable de la mayoría de las nuevas vacantes.

Más allá de esas razones puntuales, es interesante examinar lo dicho por el Ministerio de Hacienda cuando supo de lo sucedido. De acuerdo con el titular de dicha cartera, el bache sería de corto plazo y tiene que ver con la coyuntura actual de ajuste.

Bajo ese punto de vista, el impacto del frenazo que ha afectado segmentos como el de la minería y los hidrocarburos –cuyos recortes ascienden a unos 50.000 empleos– es más inmediato que la reactivación en el campo, o en materia fabril. Si lo que el funcionario sostiene acaba cumpliéndose, en un tiempo relativamente corto tales áreas empezarían a enganchar gente.

Más vale que así sea y que los programas gubernamentales en marcha comiencen más temprano que tarde. Para citar un caso concreto, el arranque de la fase de construcción en los primeros proyectos viales que pertenecen a la cuarta generación de concesiones, está programada para noviembre. Los frentes de obra son múltiples y deberían vincular a miles de personas.

No menos importante es la esperanza de que el sector manufacturero tome un segundo aire. Al respecto, los mensajes que se escuchan son positivos. Tal como lo mencionó recientemente un integrante de la junta directiva del Banco de la República, después de estar en el Eje Cafetero, lo que se escucha es que las máquinas que estuvieron apagadas otra vez empiezan a prenderse. A pesar de ello, las estadísticas no reflejan aún el giro anunciado.

Por tal razón, los meses que vienen son críticos. Cuidar que la realidad del empleo no se deteriore más debe encabezar la lista de preocupaciones de los encargados del asunto. Solo así será posible conseguir que la demanda interna siga avanzando, para lo cual es clave que la recomposición productiva, que tanto se anuncia, empiece a concretarse pronto.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado