Ricardo Ávila

Pérdida de vigor

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
diciembre 12 de 2013
2013-12-12 03:16 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Faltando apenas menos de tres semanas para que concluya el 2013, es posible afirmar que el año que termina no será recordado con mucha nostalgia, por lo menos en lo que a desempeño económico se refiere. Y es que las cifras más recientes muestran que, más allá de que no se presentaron grandes crisis, el balance apenas se puede calificar de mediocre, tanto a nivel global como regional.

Tal interpretación se desprende de lo expresado ayer por la Cepal, que presentó su esperado informe sobre cómo le fue a América Latina en estos meses y lo que se puede esperar en el 2014. Según el organismo adscrito a las Naciones Unidas, el Producto Interno Bruto de los países de la zona, apenas llegará al 2,6 por ciento este año, una de las cifras más bajas en lo que va del siglo. Para el próximo, el cálculo asciende al 3,2 por ciento, lo que implica que habrá una ligera mejoría que, en todo caso, se ubica por debajo del promedio reciente.

El motivo de que se haya perdido vigor frente a épocas cercanas está directamente relacionado con un entorno internacional menos favorable que se ha notado en al menos dos frentes. De un lado, los precios de los bienes primarios que exporta esta parte del mundo han mostrado una clara tendencia descendente. Si bien en algunos casos se ha tratado de compensar esa baja con mayores volúmenes despachados, el efecto neto es negativo, algo que no solo se siente sobre las ventas externas, sino sobre la propia actividad económica.

Al mismo tiempo que se dio tal cambio, las condiciones financieras también han variado. La posibilidad de que el Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos adopte cambios en la política de estímulo monetario, que venía impulsando desde el 2008, se ha sentido sobre las tasas de interés y en el flujo de recursos que ha arribado a la región.

Mientras eso empezó a suceder, el margen de maniobra interno de las naciones latinoamericanas se redujo. Para comenzar, la capacidad de los gobiernos a la hora de impulsar programas de gasto se vio limitada por cierta estrechez en el plano fiscal. Como si lo anterior fuera poco, y aunque la tasa de desempleo disminuyó ligeramente, la población ocupada no aumentó gran cosa. Debido a ello, la demanda de los hogares fue mucho menos vigorosa que en el pasado cercano.

Así las cosas, la gran pregunta es si lo que viene va a ser más de lo mismo. Ante la duda, la Cepal reconoce como amenazas la volatilidad y el mayor costo de endeudarse internacionalmente, aparte de cierto enfriamiento en la capacidad de consumo regional. No menos importante es que las cuentas externas se encuentran más desequilibradas que antes, lo cual puede volverse un dolor de cabeza si la disponibilidad de fondos globales se reduce radicalmente.

Frente a los peligros, el organismo argumenta que la depreciación en las tasas de cambio que se vio este año debería acentuarse. Esa pérdida de terreno prevista frente al dólar y otras divisas podría ayudar a que las exportaciones de productos con un mayor nivel de valor agregado se recuperen, lo cual exige una labor más cuidadosa a la hora de identificar las prioridades de la inversión pública.

Afortunadamente –y sin desconocer excepciones como las de Venezuela y Argentina–, la salud de buena parte de las economías latinoamericanas es buena, como lo demuestra la solidez del sector bancario, un volumen apreciable de reservas internacionales e indicadores de deuda que nos dejan bien parados si se comparan con los de otras latitudes.

No obstante, el mensaje es que volver a mejorar los índices de crecimiento va a depender menos del viento que sopla de afuera y más de la capacidad de remar internamente. Por eso, el consejo más valioso es que hay que hacer las tareas pendientes, para que así se pueda afirmar que el futuro regional tiene posibilidades reales de ser mucho mejor que el presente.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado