Ricardo Ávila

Perdiendo la carrera

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
diciembre 04 de 2014
2014-12-04 04:41 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Hay clasificaciones mundiales en las cuales los colombianos podemos sacar pecho, generalmente en el ámbito del deporte. Por ejemplo, la Fifa sostiene que tenemos la tercera mejor selección de fútbol del planeta, mientras que la Unión Ciclística Internacional ubica a nuestros pedalistas en el séptimo lugar.

Lamentablemente, en otras materias nos va mucho peor. Así lo acaba de comprobar Transparencia Internacional, una organización no gubernamental que elabora el índice de percepción de corrupción, que viene a dar a conocer los resultados para 2014. Según la entidad, estamos en el puesto 94 entre 175 países evaluados a nivel global, con una nota de 37 sobre un máximo de 100. En lo que hace al contexto regional, nos encontramos de 18 entre 30 naciones del hemisferio.

Tales resultados son preocupantes. No solo estamos separados por una inmensa brecha de Dinamarca o Nueva Zelanda que, con puntajes de 92 y 91, respectivamente, son los Estados de mayor probidad en el mundo, sino que también nos mantenemos distanciados de Chile y Uruguay, cuya calificación de 73 los convierte en los mejores de América Latina. Además, seguimos en idéntica ubicación, en comparación con 2013.

Es verdad que el indicador que elabora transparencia es subjetivo. Con base en diferentes sondeos en los que personas de diferentes grupos dan su opinión sobre este flagelo, se establece un ranking que puede verse influenciado por circunstancias únicas de cada país. No obstante, quienes saben de estos temas insisten que no hay un divorcio tan grande entre percepción y realidad.

Que la ciudadanía opina que en Colombia el problema de la corrupción está disparado, es algo que es imposible de controvertir. Las más diversas encuestas muestran que la gente piensa que la situación está peor y que los gobernantes hacen poco al respecto. Sin ir más lejos, según una investigación de Datexco conocida ayer, 67 por ciento de los interrogados desaprueba la forma en que Juan Manuel Santos maneja el tema.

Es posible que el mandatario esté pagando los platos que no ha roto. Los grandes escándalos, como el cartel de la contratación en Bogotá, siguen todavía a la espera de una clausura por cuenta de la lentitud de la justicia. Las denuncias que en múltiples ocasiones ha radicado el Ejecutivo, sea para combatir a las manzanas podridas de la Dian o de la Unidad de Protección, se encuentran con una Fiscalía que se demora en abrir procesos y hacer las acusaciones del caso.

Por otra parte, la reciente temporada electoral pudo haber influido en el ambiente. El motivo es que los partidos políticos y el Congreso reciben una calificación de 4,2 sobre 5, siendo este último número el máximo de la categoría “muy corrupto”. En la medida en que el público registra las noticias sobre alianzas y respaldos, empieza a creer que todos -gobernantes y legisladores- están juntos en la cama, algo que se ve complementado con términos como el de la conocida “mermelada”, que representa un contubernio indebido.

Ante la desconfianza, no hay otro camino que reaccionar con fuerza. El requisito de que así sea se basa en que nada le cuesta tanto en legitimidad a las instituciones que esta lacra.

Por tal razón, hay que volver a lanzar una ofensiva contra los corruptos en la que es indispensable contar con los organismos de control y la justicia como un todo, además de invitar al sector privado a enviar mensajes contundentes. Además, vale la pena ser más estricto en disociarse de personas que se encuentran bajo sospecha, pero que alegan que son inocentes hasta que se pruebe judicialmente su culpabilidad.

Tales actitudes sirven para contener a los partidarios del ‘todo vale’ e invitan a que la ciudadanía se apropie de una lucha que debe ser conjunta y sin cuartel. Solo así podremos mejorar en esta clasificación en la que vamos perdiendo la carrera.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto

 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado