Ricardo Ávila

Con el pie derecho

El año comenzó con pie derecho para los establecimientos de crédito.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
mayo 12 de 2011
2011-05-12 01:57 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

 

Así podría resumirse el comportamiento de los diferentes intermediarios, con base en las cifras dadas a conocer por la Superintendencia Financiera en el día de ayer.

De acuerdo con la entidad, los activos de las instituciones que le prestan dinero al público subieron 19 por ciento al cierre de marzo, mientras que el patrimonio lo hizo en 24 por ciento y las utilidades repuntaron 18 por ciento. Especialmente significativo en ese recuento fue el desempeño de la cartera que hace un año estaba prácticamente estática y ahora registró un incremento del 20 por ciento.

Debido a ello, los saldos de los préstamos brutos ascendieron a 183 billones de pesos, lo que representa un máximo histórico.

Como consecuencia de esa situación, cada vez más los resultados tienen que ver con la naturaleza misma del negocio crediticio, pues los ingresos por intereses tuvieron un alza del 54 por ciento. El aumento de las operaciones se presentó en las diferentes líneas del ramo, desde el microcrédito hasta el hipotecario.

No obstante, lo más llamativo fue el despegue del segmento comercial, que es el que tiene mayor peso en el total. Por su parte, la línea de consumo también lleva una dinámica importante, con saldos que han subido más del 20 por ciento en el último año. Las buenas noticias no terminan ahí.

En contra de lo que podría pensarse, la cartera vencida se mantiene bajo control, en algo más de 5,6 billones de pesos, 1,1 billones menos que hace un año.  Por cuenta de ese desempeño, el sistema financiero ha llegado a niveles de fortaleza que están bien por encima de los que exigen las autoridades y son muy superiores a los que se encuentran en Estados Unidos o Europa, en donde las secuelas de la crisis global todavía se sienten.

Todo lo anterior está directamente relacionado con el desempeño de la economía. A pesar de que los sondeos más recientes revelan cierto desánimo entre los colombianos –quizá como consecuencia del invierno y de los escándalos de corrupción– la verdad es que las cifras de los establecimientos de crédito reflejan lo contrario.

La dinámica vista sugiere que las diversas actividades van bien y que tanto el público como los empresarios desean comprar más activos o elevar sus inversiones.  Esa es una buena señal, si se tiene en cuenta que Colombia se encuentra por debajo de otros países de la región en lo que hace al uso de productos financieros.

También hace pensar que las expectativas de mediano y largo plazo son positivas, con lo cual el rebrote del pesimismo que se detecta en los sondeos podría ser tan sólo de carácter temporal. Sin embargo, dicha evolución necesita ser asumida con prudencia. Un auge significativo como el que se ha observado exige de los administradores de bancos y otras entidades mantener la rienda corta, con el fin de evitar excesos que a la larga pueden salir caros.

De tal manera, hay que insistir en el buen manejo del riesgo, que viene acompañado del uso de varios sistemas de alarma. Al tiempo que eso ocurre, algunos elementos llaman la atención. Ese es el caso del aumento en las tasas de interés de colocación que, en comparación con lo visto en diciembre, han tenido un reajuste ponderado de casi cuatro puntos porcentuales.

Por su parte, la rentabilidad de los certificados de depósito a término ha subido en algo más de medio punto, lo cual hace pensar que el margen de intermediación es mayor ahora que al finalizar el 2010. 

Ejemplos como el citado pueden convertirse en un arma de doble filo.

Si bien es totalmente legítimo que el objetivo de las instituciones de crédito sea el de buscar la rentabilidad en sus operaciones, conduciéndolas a una mayor solidez, es aconsejable no llegar a extremos para evitar que la prosperidad de hoy siga y no se convierta en el preámbulo de los problemas de mañana.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado