Ricardo Ávila

La política importa

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
septiembre 23 de 2013
2013-09-23 12:47 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

A medida que el ambiente electoral empieza a calentarse en Colombia, vuelven también las inquietudes en torno a la posibilidad de que la senda trazada en los años pasados cambie de rumbo. Semejantes dudas son válidas en buena parte de América Latina, en donde han sido usuales los bandazos en la manera de llevar los asuntos públicos, dependiendo de las características del régimen de turno. Casos extremos, como el Venezuela, son usados por los observadores externos para preguntarse si aquí puede haber un giro notorio en diversas políticas.

En respuesta, los analistas locales sostienen que no. Y es que una mirada a las bancadas que tienen posibilidades de triunfo en los comicios del próximo año revela que no existen diferencias fundamentales entre sus posturas. Si bien los debates entre el Gobierno y la oposición son intensos, podría decirse que las controversias radican en enfatizar uno u otro punto de la agenda pública y no en hacer borrón y cuenta nueva. Incluso entre la izquierda democrática, el modelo más citado es el brasileño, en el cual ciertamente hay una gran presencia del Estado, pero que se encuentra a una considerable distancia de lo hecho por Hugo Chávez.

De tal manera, es previsible que el sistema económico de mercado, tal como lo conocemos, mantenga su vigencia, independientemente de quien resulte ganador en las legislativas de marzo o las presidenciales de mayo y junio del 2014. Igualmente, es posible pronosticar que el país mantendrá los tratados de libre comercio vigentes, que seguirá buscando cómo estrechar sus vínculos en el Pacífico y que continuará acogiendo la inversión extranjera.

Dicho lo anterior, no está de más aceptar la posibilidad de uno que otro ajuste. Dependiendo de quién tenga la mayoría en el Legislativo o la persona que llegue –o siga– en la Casa de Nariño, algunos cambios son más o menos factibles. Por ejemplo, la bancada uribista vería con malos ojos medidas que, en su opinión, atenten contra la confianza inversionista, como ocurriría con los intentos de reintroducir el impuesto a las remesas. A su vez, el Partido Liberal estaría en favor de aumentar las regalías que pagan minerales como el oro y eliminar la posibilidad de que tales montos sean deducibles tributariamente.

Una pregunta válida tiene que ver con el futuro de los tratados de libre comercio que están pendientes de ser ratificados en el Capitolio, como es el caso de los de Corea del Sur y Costa Rica, sin contar el de Panamá, que fue firmado el viernes pasado. Para nadie es un misterio que la opinión ha cambiado de manera de pensar respecto al tema, lo cual pesa en el ánimo de los congresistas. En consecuencia, el liderazgo del Ejecutivo será fundamental a la hora de conseguir los votos necesarios para que sean aprobados. Por cierto, si las tesis del Polo Democrático triunfan tomaría fuerza la hipótesis de una renegociación de los TLC que hoy se ve lejana.

Un caso aparte merece la consideración de un eventual acuerdo de paz, que tendría consecuencias económicas importantes. Más allá de que la arquitectura actual no forma parte de la discusión, habría necesidad de un aumento en los gastos, aparte de un ajuste a las reglas de juego en el sector agrícola. El inconveniente podría presentarse si movimientos como el Centro Democrático, en conjunción de intereses con Cambio Radical y los conservadores, logran bloquear la implementación de lo pactado.

Así las cosas, y más allá de las preferencias personales de cada ciudadano, es imposible ignorar el capítulo que comienza a escribirse por cuenta de una campaña que promete ser intensa y extensa. Aunque, en principio, el margen para sorpresas extremas es limitado, cualquier observador interesado no puede permanecer ajeno a lo que suceda con una decisión democrática que, para bien o para mal, determinará el rumbo de los asuntos nacionales en los cuatros años que seguirán al 7 de agosto del 2014.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado