Ricardo Ávila

Para no tener problemas

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
febrero 02 de 2015
2015-02-02 02:26 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Ahora que los analistas empiezan a moderar sus apuestas con respecto al comportamiento de la economía colombiana, tras convencerse de que la descolgada en los precios del petróleo será más prolongada y profunda de lo que parecía hace unas semanas, se vuelve todavía más crítica la buena salud de la demanda interna. En un escenario ideal, la caída prevista en las exportaciones podría ser compensada por un consumo vigoroso que privilegie a los productos nacionales, cuyo precio subirá debido a la mayor tasa de cambio.

La realidad probablemente no será tan benévola. Mientras que el ajuste externo es casi inmediato, el otro es gradual, y eso generará una especie de bache que podría ser sorteado en parte si el mercado laboral colombiano se sigue comportando bien. Que los hogares de todos los estratos mantengan al menos su capacidad adquisitiva es absolutamente fundamental en estas circunstancias.

Por eso los analistas miraron con detenimiento el reporte que dio a conocer el Dane la semana pasada, con respecto al desempleo al cierre del 2014. Según la entidad, la tasa promedio de desocupación del año pasado fue del 9,1 por ciento a nivel nacional, medio punto porcentual menos que en el 2013 y el nivel más bajo para este indicador en algo más de década y media.

En general el balance es bueno, pues una proporción mayor de la población está trabajando. Sin desconocer los problemas que existen con respecto a la informalidad, la evolución es favorable en el sentido de que hay más personas enganchadas con todos los requisitos que exige la ley, mientras que las que se dedican al conocido rebusque aumentan mucho menos en número.

Además, el alivio se ha sentido a lo largo y ancho del país. En el trimestre comprendido entre octubre y diciembre, 16 de las 23 principales capitales vieron una caída en el desempleo, mientras que 12 alcanzaron cifras de un dígito. Montería y Barranquilla llegaron a un 7 y 7,4 por ciento, respectivamente, al tiempo que en el otro extremo se ubicó Quibdó con 14,2 por ciento, 2 puntos menos que en igual periodo del año previo.

La razón de la mejoría tiene que ver con la buena marcha de diversos segmentos. En concreto, las actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler subieron sus contrataciones en 9,9 por ciento. A su vez el transporte creció sus nóminas en 7,5 por ciento y la industria lo hizo en 5,5 por ciento. Este último caso es muy alentador, pues sugiere que la mala hora de la producción manufacturera está pasando, algo que se siente con mayor fuerza todavía en las 13 áreas metropolitanas más grandes.

Quizás la nota discordante en medio de tantas señales positivas fue lo sucedido en diciembre. En contra de las apuestas de los analistas, el índice de desocupación se situó en 8,7 por ciento, tres décimas más que en la fotografía de igual periodo del 2013.

¿Es ese ligero retroceso un síntoma de que se empieza a perder terreno? La verdad, es demasiado temprano para decirlo y solo se podrá hacer un diagnóstico fundamentado, dependiendo de lo que pase en mediciones sucesivas. Dependiendo de a quien se le pregunte, lo que pasó fue una anomalía estadística o un primer síntoma de desaceleración. Los primeros anotan que el noviembre previo fue muy superior a las expectativas, mientras que los segundos apuntan a la relativa debilidad de la construcción en la apertura de nuevas plazas de trabajo.

Sea como sea, es evidente que el tema no se puede descuidar. Dados los vientos fríos que soplan de afuera, la única salida posible es conseguir que adentro se pueda contrarrestar el temporal. Y eso, para decirlo en una frase, consiste en que el desempleo no aumente. De tal manera que el sector edificador, el de obras civiles y la industria tienen que responder con mayor vigor a los estímulos en marcha. Únicamente así nos vamos a evitar grandes problemas.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado