Ricardo Ávila

Pronósticos a la baja

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
julio 11 de 2013
2013-07-11 01:20 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Es fácil mirar con sarcasmo la que parece haberse vuelto una costumbre en el Fondo Monetario Internacional.

Y es que de un tiempo para acá el organismo,con sede en Washington, da a conocer sus pronósticos sobre la economía mundial, para luego corregirlos a la baja en posteriores revisiones.

Así volvió a ocurrir el martes pasado, cuando la entidad multilateral publicó sus más recientes proyecciones.

Según el ejercicio, la mejoría que se esperaba para el 2013 no va a tener lugar, con lo cual el presente año va a ser muy similar al pasado. Y para colmo de males, el próximo no pinta tan bien, así se encuentre prevista una leve aceleración.

En números, tal apuesta se traduce en un incremento del 3,1 y del 3,8 por ciento, respectivamente, en el Producto Interno Bruto global.

Ambos guarismos pueden calificarse como poco satisfactorios y comprueban, de paso, que el coletazo de la crisis que empezó en el 2008 aún se siente en las más diversas latitudes.

Como ha sido la constante desde hace un lustro, los principales problemas se concentran en los países desarrollados.

Así, Europa permanece en recesión y todavía no recupera el terreno perdido, como lo atestiguan millones de desempleados.

Estados Unidos, por su parte, registra números positivos, pero mediocres que no dan para darle de alta. La única buena nueva es la de Japón que empieza a salir de una larga situación de estancamiento, gracias a las políticas expansionistas impulsadas por Tokio.

En cambio, el parte proveniente de las economías emergentes, que durante buena parte del siglo impusieron su marcha, genera algo de incertidumbre.

Es verdad que las naciones industrializadas siguen muy rezagadas en comparación con los países en desarrollo, pero la diferencia es más estrecha ahora.

De tal manera, China sigue experimentando una ralentización importante, a pesar de contar con tasas de crecimiento superiores al 7 por ciento anual.

Tampoco es destacable el paso del África subsahariana, que hasta hace poco era motivo de elogios, mientras que Rusia avanza a media marcha.

Sin embargo, el tema más inquietante es el frenazo de América Latina. De tal manera, frente a lo dicho en abril, el FMI ha recortado su apuesta en casi medio punto porcentual.

El principal motivo es la falta de dinámica de Brasil, que después de un 2012 en el cual el incremento en su PIB apenas fue del 0,9 por ciento, ahora le apunta a un mediocre 2,5 por ciento. México no va mucho mejor con un 2,9 por ciento, el cual también pesará en el desempeño regional, calculado en 3 por ciento.

La causa principal de esa nueva realidad es la disminución en los precios de las materias primas que constituyen la primera fuente de las exportaciones, especialmente en Suramérica.

De la mano de las menores cotizaciones del cobre, el carbón o la soya, está prevista una dinámica más moderada. Igualmente, los cambios previstos en las tasas de interés mundiales o en los flujos de inversión extranjera pueden actuar como un lastre en el futuro.

Todo lo anterior deja cierto sabor agridulce con respecto a la evolución del planeta. Si bien es cierto que aquellos que el Fondo califica como los “riesgos extremos inminentes” en las economías avanzadas han disminuido, ahora aparecen luces amarillas en el tablero de control de las emergentes. En otras palabras, la posibilidad de una debacle en el Viejo Continente se ha reducido, pero no existe un motor que mueva la máquina del crecimiento con el vigor de otros tiempos.

En consecuencia, el reto para cada país a nivel individual es tratar de compensar el entorno desfavorable con políticas internas que estimulen la demanda a nivel local.

El problema es que eso es más fácil de decir que de conseguir, como lo ha demostrado el caso de Colombia, en donde las estrategias de estímulo todavía no se sienten con la fuerza que muchos anhelan.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado