Ricardo Ávila

De su propia medicina

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
agosto 04 de 2014
2014-08-04 12:41 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Faltan apenas tres días para que Juan Manuel Santos tome posesión por segunda vez como Presidente de Colombia, y las puntadas iniciales de lo que será el nuevo Gobierno empiezan a ser evidentes. Tanto en el discurso de instalación de las sesiones del Congreso, como en diferentes intervenciones públicas, el mandatario ha dejado en claro que las prioridades de la administración que comienza giran en torno a un eventual acuerdo de paz con las Farc y de mantener la buena salud que caracteriza a la economía.

A esa lógica responden algunas de las confirmaciones de integrantes del Gabinete. Que el Ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, siga en su cargo es una señal de continuidad que ha sido bien recibida por los analistas locales y externos. Por su parte, la designación de Juan Fernando Cristo en Interior no solo responde a su trayectoria por el Congreso, sino al papel que jugó para conseguir la aprobación de la Ley de Víctimas, descrita como un instrumento clave en los esfuerzos de reconciliación.

Pero por cuenta de los enroques que son obligatorios ante las realidades políticas, la Casa de Nariño corre el riesgo de armar un equipo en el cual, como en la conocida propaganda, más de uno se encuentre en el lugar equivocado. Es sabido que a Santos no le gusta desprenderse de personas que le han sido leales, algo que puede llevarlo a entregar carteras como una especie de premio de consolación a personas obligadas a fungir de especialistas en áreas que no son su fuerte.

Entre esa categoría puede estar el nombramiento de Aurelio Iragorri en Agricultura. Sin lugar a dudas, su desempeño como Ministro del Interior fue efectivo, no solo por haber bajado la tensión que en algún momento era notoria entre el Ejecutivo y el Legislativo, sino por su papel en el manejo de las protestas sociales que llegaron a su máximo nivel hace casi un año y que ayudó a desactivar cuando ocupó la posición en septiembre del 2013.

De especial importancia fue su papel en abril pasado, una vez fue convocado otro paro agrario. En contra de lo sucedido previamente, al Gobierno no lo encontraron con la guardia abajo y los efectos de la protesta podrían describirse como limitados.

Adicionalmente, la administración prefirió tener como interlocutor no a las llamadas dignidades que representan las aspiraciones de cafeteros, paperos o arroceros, sino a la Mesa Única Nacional, un espacio institucional de diálogo que integran el Ministro del Interior y otros miembros del Ejecutivo según se necesiten, además de 35 voceros de las organizaciones que conforman la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular. Esta última es una amalgama de movimientos de origen campesino, indígena o afrocolombiano, en la cual la Marcha Patriótica tiene un rol.

Los puntos a ser discutidos fueron definidos a mediados de marzo en Bogotá y se encuentran divididos en ocho capítulos que incluyen 117 exigencias específicas, que tienen que ver con tierras y soberanía alimentaria, al igual que con minería, derechos sociales y políticos o la relación entre el campo y la ciudad. Para quienes han analizado el documento, las posturas van más allá de lo que se ha conversado en La Habana.

Como Iragorri firmó el decreto que da origen a la Mesa Única, no falta quien señale que ahora le va a tocar tomar de su propia medicina. De un lado, se va a encontrar con la hostilidad de los que sienten que los relegó a un segundo plano y, del otro, con las expectativas de aquellos que piden “una política de reforma agraria integral que redistribuya y democratice la propiedad de la tierra”, entre otras cosas.

El riesgo es que atender esos frentes urgentes lo puede desviar de lo verdaderamente importante, como es liderar la transformación de un sector que concentra los peores índices de pobreza y desigualdad, pero que también necesita inversiones, buenas reglas de juego y tecnología para salir adelante.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto


Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado