Ricardo Ávila

Un propósito loable

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
septiembre 02 de 2013
2013-09-02 12:05 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

El viernes pasado, después de que los líderes del paro agrario, que paralizó Boyacá durante semana y media, dieran la orden de terminar los bloqueos en las vías, Juan Manuel Santos tuvo en la Casa de Nariño dos reuniones. La primera se dio con los gremios de la producción, en la que estuvieron presentes no solo las organizaciones que representan al sector agropecuario, sino las que aglutinan a comerciantes o exportadores. En la segunda, los invitados fueron los gobernadores y alcaldes de ciudades capitales, con los cuales se pasó revista a la realidad de las diferentes regiones del país.

En ambos casos, el mensaje de fondo consistió en darle un espaldarazo a la institucionalidad, que resultó golpeada tras los desmanes que llegaron a su punto máximo en la noche del jueves en Bogotá. No obstante, el saldo de las dos citas fue el compromiso del Ejecutivo de convocar a las más variadas vertientes de la sociedad con el fin de llegar a un gran pacto nacional sobre temas agropecuarios y de desarrollo rural. La idea es que el próximo 12 de septiembre comiencen las reuniones que tendrían que dar como resultado de la definición la que debería ser una política de Estado, que se mantenga a lo largo del tiempo.

Semejante propósito es loable. Un acuerdo de ese tipo permitiría conseguir que el atraso que impera en el campo sea superado, de la mano de un conjunto de acciones que van desde una buena política de tierras, hasta el adecuado suministro de insumos a precios competitivos y el desarrollo de una buena infraestructura que comprendería distritos de riego y vías de comunicación.

No menos importantes son los asuntos relacionados con el almacenamiento, la comercialización o la asistencia técnica, todo con el objetivo de desarrollar prácticas modernas que mejoren la seguridad alimentaria y permitan la exportación de alimentos. A la lista hay que sumar otros puntos como la protección del medio ambiente, las estrategias para aumentar la formalidad laboral y las acciones puntuales para combatir la miseria, cuya incidencia en las áreas rurales supera, de lejos, el promedio nacional.

Como queda claro, desarrollar una política integral que comprenda una hoja de ruta, con compromisos verificables a lo largo del tiempo, va a requerir de mucho tiempo. Uno de los primeros requisitos, por ejemplo, es ponerse de acuerdo sobre los elementos básicos que debería tener el modelo a seguir, incluyendo el futuro de los tratados de libre comercio a los cuales se les achaca injustamente la crisis que se ha incubado por muchos años. Otro es superar el falso dilema entre el minifundio y la agricultura extensiva, dejando en claro que ambos modelos tienen cabida en un país en donde ciertas prácticas hacen sentido en unas zonas y no en otras.

Para no anticiparse al debate, lo importante es tener en claro que construir consensos será una labor ardua, en la cual el Gobierno tendrá que actuar como líder y moderador de posiciones al mismo tiempo. De especial importancia es aclarar, desde un comienzo, que el tema no se va a resolver con rapidez, ante lo cual hay que moderar las expectativas de quienes creen que desafíos de esta envergadura son fáciles.

Mientras eso ocurre, la administración Santos debe tener muy claro que una cosa es lo importante y otra lo urgente. En tal sentido, no puede descuidar los pendientes, pues es evidente que la tregua conseguida la semana pasada es frágil y que a nivel regional se requieren múltiples acciones para desactivar los focos de descontento.

Más allá de que los temores de un desabastecimiento en Bogotá hayan desaparecido, hay tropiezos en múltiples frentes que necesitarán una adecuada dosis de persuasión y presencia de las autoridades para ser solucionados. De la manera en que tales interrogantes se respondan, la marcha hacia el anhelado pacto nacional sobre temas agrarios comenzará con el pie derecho o con el izquierdo.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravila pinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado