Ricardo Ávila

Proyecciones a la baja

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
abril 23 de 2013
2013-04-23 02:30 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Hay una especie de consenso tácito entre los analistas, con respecto al difícil arranque que tuvo la economía colombiana en la parte inicial del 2013.

Y es que las señales disponibles coinciden en que el enfriamiento que comenzó en la segunda mitad del año pasado se ha seguido sintiendo en diferentes sectores.

El caso más complejo es, sin lugar a dudas, el de la industria.

Según lo reveló el Dane el viernes pasado, la actividad manufacturera acumula una contracción del 3,1 por ciento hasta febrero, mientras que 30 de los 48 ramos individuales considerados presentan saldos en rojo.

Pero ese ejemplo no es el único. La locomotora minera, que desde mediados de la década ha sido la de mayor velocidad, tuvo sobresaltos serios en la vía, por cuenta de la suspensión de las operaciones del puerto de Drummond y por la extensa huelga de Cerrejón.

Ambos eventos evitaron la exportación de cerca de 5 millones de toneladas de carbón, dando origen a un desfase difícil de recortar.

Al mismo tiempo, y a pesar de haber superado la barrera simbólica del millón de barriles diarios, es claro que la producción petrolera ha cambiado de pendiente.

Aun si el bombeo sigue subiendo, lo más factible es que lo haga a tasas más cercanas al 5 por ciento que al 10, por lo menos hasta que el inventario de hallazgos mejore radicalmente.

Mientras eso sucede, permanece la incógnita en torno a la construcción. Por el lado de las edificaciones, los datos de licencias revelan algún repunte, pero este es alentado principalmente por el programa de las 100.000 casas gratis y por el segmento de oficinas, pero no parecen existir las fuerzas que justifiquen un incremento de la oferta.

El caso más complejo es el de Bogotá, en donde las señales que provienen del Palacio Liévano son contradictorias, por decir lo menos.

A su vez, las obras civiles apenas empiezan a salir de su letargo, si bien los grandes emprendimientos con los que se ha comprometido la administración Santos se encuentran más en la etapa de planeación que en la de ejecución.

Además, hay esperanzas en que las inversiones a nivel regional aceleren su marcha, aunque para ello es clave que el efecto de las regalías se sienta, así el Gobierno insista en que la mayoría de los giros ya se ha efectuado.

Para completar el panorama, las encuestas más recientes revelan que el ánimo de consumidores y empresarios es menos entusiasta ahora.

El cambio de actitud es especialmente inquietante, sobre todo cuando se tiene en cuenta que la demanda interna venía siendo un factor clave para alimentar el círculo virtuoso del crecimiento.

La mezcla de todos esos factores ha llevado a los analistas a pronosticar no solo que el primer trimestre fue malo, sino que la meta oficial de alza en el Producto Interno Bruto es prácticamente imposible de conseguir. Con excepción de Planeación Nacional, nadie más considera que el objetivo del 4,8 por ciento fijado inicialmente sea posible.

El caso más reciente fue el de Fedesarrollo, que acaba de revisar a la baja su proyección para el 2013, ubicándola en 3,8 por ciento.

Para la prestigiosa entidad, no solo lo que le ha sucedido a la industria o a la confianza es motivo de alarma, sino que la creación de empleos –que estaba en cerca de un millón de puestos anuales– se ha ralentizado hacia el orden de los 250.000 en las mediciones más recientes.

La presencia de esas luces amarillas en el tablero de la economía justifica plenamente el plan de choque de la semana pasada, más conocido como Pipe.

Sin embargo, a pesar del intento de las autoridades de enmendar la plana, mediante un impulso a la tasa de cambio y programas de gasto avaluados en 5 billones de pesos, el mensaje es que probablemente el segundo aire que podría darse en este y los siguientes trimestres no alcanzará a salvar plenamente un año que empezó con el pie izquierdo.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado