Ricardo Ávila

La realidad como es

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
octubre 07 de 2015
2015-10-07 02:20 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Fue hace apenas unos meses que Christine Lagarde, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, describió la situación en la que se encuentra la economía mundial como ‘la nueva mediocridad’. Después de que la entidad a cargo de la exministra francesa revelara ayer su más reciente ejercicio de proyecciones para este y el próximo año, el término cobra más relevancia.

Y es que el mensaje central que se desprende de los pronósticos publicados es que a muy pocos países en el planeta les está yendo realmente bien. Hay casos excepcionales como el de India, pero se cuentan con los dedos de una mano. En general, lo usual es andar a media marcha, como lo demuestra el cálculo de que el Producto Interno Bruto global apenas superará el nivel del 3 por ciento en el 2015.

El motivo es que aparte de que las naciones ricas todavía no recuperan el ritmo que perdieron después de la crisis financiera del 2008, ahora las emergentes acusan síntomas inequívocos de desaceleración. Es verdad que Estados Unidos ha logrado disminuir el desempleo a casi el 5 por ciento, pero su desempeño no se puede calificar de estelar. Por su parte, el frenazo de la locomotora china se siente en todos lados, y especialmente entre los exportadores de materias primas.

En consecuencia, el futuro también se ve desalentador. El 2016 pinta muy parecido al presente año y las nubes oscuras se siguen acumulando en el horizonte. Incluso ante quienes señalan que el FMI es un poco más optimista, los escépticos responden que la entidad también lo fue hace 12 meses, viéndose obligada a recortar sus apuestas con el paso del tiempo.

Entre los peligros más significativos está el de los efectos que puede tener una salida de capitales de los países en desarrollo, algo que ya se empieza a notar. Si a lo anterior se le suma la posibilidad de que el Banco de la Reserva Federal estadounidense suba su tasa de interés, haciendo más atractivas las inversiones en dólares, están servidos los ingredientes de problemas en diversas latitudes. Las dificultades que han encontrado varias empresas brasileñas para atender sus acreencias son evidencia de ello.

Por cierto, la suerte del gigante suramericano marca el destino de una región que hasta hace poco era fuente de entusiasmo y cuyo lustre desapareció. Hoy por hoy, América Latina tiene el dudoso honor de encaminarse a un crecimiento económico negativo, con una contracción del 0,3 por ciento, proyectada para el 2015. Este año, las cifras en rojo se verán en Venezuela –caída del 10 por ciento–, Brasil (-3 por ciento) y Ecuador (-0,6 por ciento).

Y los demás no están mucho mejor. Bolivia es la que se destaca, con una expansión del 4,1 por ciento, seguida por Paraguay, con 3 por ciento. Estrellas de otros momentos como Chile o Perú, llegarían al 2,3 y 2,4 por ciento, respectivamente.

En medio de ese contexto, Colombia es la que más crece dentro del grupo de naciones de mayor tamaño. No obstante, eso no sirve de mucho consuelo, pues el Fondo rebajó fuertemente el pronóstico sobre nuestro desempeño, al 2,5 por ciento en el 2015 y 2,8 por ciento en el 2016. A su vez, la predicción de la Cepal es del 2,9 y la del Banco Mundial del 3 por ciento este año.

Cualquiera sea el dato definitivo, el mensaje es que estamos dentro de los de mostrar, pero en un vecindario cada vez más feo. Por tal razón, pretender que vamos a despertar el mismo interés del pasado reciente es ilusorio. Lo único que nos queda por hacer es tratar de mantener la casa en orden, así las paredes se vean desconchadas y aparezcan goteras.

Eso se consigue cuidando el consumo interno y aceptando la realidad como es: estamos en época de ‘vacas flacas’ y el pasto se va demorar en crecer más de lo que creen quienes piensan con el deseo. Si queremos salir de la mediocridad algún día, hay que aceptar la realidad como es.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado