Ricardo Ávila

Un récord casi imbatible

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
febrero 19 de 2015
2015-02-19 03:43 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Cuando a finales del año pasado se aceleró la descolgada en los precios internacionales del petróleo, las alarmas no se demoraron en sonar, sobre todo entre quienes le siguen la pista al sector externo de la economía colombiana. Ahora, es claro que los gestos de inquietud estaban justificados, tal como lo demostró el Dane con su reporte sobre el comportamiento de las exportaciones en el 2014, que vio la luz este miércoles.

Según la entidad, las ventas del país cayeron algo más de 28 por ciento en diciembre, ubicándose en 3.768 millones dólares, una reducción de 1.505 millones de dólares con respecto a igual periodo del año previo. La causa primordial fue el tropezón del capítulo ‘combustibles y productos de las industrias extractivas’, cuyo bajonazo fue del 41 por ciento. En lo que atañe al renglón de petróleo y sus derivados, el descenso fue de casi la mitad, lo cual es preocupante si se tiene en cuenta que se trata del más importante de todos.

Lo ocurrido es consecuencia directa de lo sucedido con las cotizaciones del crudo en esas semanas.

Como se recordará, el valor del barril experimentó caída tras caída, hasta llegar a su punto más bajo a finales de enero. Es verdad que desde entonces ha tenido lugar una importante recuperación, aunque la volatilidad sigue a la orden del día, tal como lo demostró el retroceso del 5 por ciento que se vio este miércoles en los mercados.

Más allá de las fluctuaciones, el mensaje de fondo es que la realidad global es otra y que el golpe que sentirá la economía colombiana será fuerte. Para decirlo con claridad, pasarán años antes de que las exportaciones nacionales vuelvan a franquear la barrera de los 50.000 millones de dólares anuales, a menos que vengan sorpresas geopolíticas de tal magnitud que alteren dramáticamente la situación actual. En consecuencia, el récord histórico de 60.125 millones de dólares alcanzado en el 2012 estará seguro por mucho tiempo.

Y es que el huracán de los precios no tiene que ver solamente con el petróleo. El carbón, que ocupa el segundo lugar en monto vendido, también ha salido golpeado. En el 2014, el volumen despachado subió 16 por ciento hasta 89 millones de toneladas, pero el incremento en lo facturado apenas ascendió al 2,8 por ciento. Los conocedores aseguran que el declive en las cotizaciones continuará, pues no solo lo que pasa con los hidrocarburos influye, sino que la demanda es menos dinámica por cuenta de preocupaciones ambientales o presencia de sustitutos.

Tampoco va bien el oro que llegó a estar en el tercer puesto. El año pasado lo exportado del metal amarillo cayó en casi 30 por ciento. Tanto lo sucedido en los mercados internacionales, como los problemas con la producción local, tuvieron que ver en ese balance.

La lista continúa. El ferroníquel –que es un insumo para la elaboración de acero inoxidable– no pinta muy bien. Incluso el café, que se benefició de un alza en el valor de la libra tras las dificultades que experimentaron los cultivadores de Brasil y Centroamérica, puede ver su estrella en descenso.

Para completar, vale la pena recordar que el petróleo disponible para vender externamente se va a reducir en cerca de 150.000 barriles diarios, tan pronto como la refinería de Cartagena entre en plena operación. Esa será una buena noticia para el país, pues servirá para sustituir importaciones de combustibles y le dará un espaldarazo a la industria, pero también impactará a las exportaciones.

Todo lo anterior quiere decir que las autoridades deberían trabajar con escenarios realistas y prepararse para un aumento en el déficit comercial hasta niveles impensables hace poco. Es de esperar que el alza en la tasa de cambio impulse a segmentos como los industriales y los alimentos, aunque la reacción en este caso será más lenta. Por eso es mejor no atenerse a escenarios optimistas que, realmente, no tienen grandes probabilidades de volverse verdad.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto

 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado