Ricardo Ávila

La región más violenta

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
diciembre 11 de 2014
2014-12-11 04:59 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Diversos analistas coinciden en que, en lo que va de este siglo, América Latina ha hecho avances considerables en materias tan críticas como pobreza, desigualdad, empleo y salud. Si se trata de englobar tales logros, podría decirse que nunca antes la región ha sido tan próspera, sana y educada como ahora, sin desconocer que todavía falta mucho terreno por recorrer en varias áreas.

No obstante, hay un tema respecto al cual las cosas van de mal en peor. Se trata de la seguridad, el factor que encabeza las preocupaciones de la gente desde el sur del Río Grande hasta la Patagonia, según las encuestas. Que tales inquietudes están justificadas es algo que está confirmado por las estadísticas disponibles, las cuales dibujan un panorama preocupante.

Dicha impresión la corroboran las fuentes más serias. Ayer la Organización Mundial de la Salud dio a conocer un gran reporte sobre prevención de la violencia, en el cual quedamos muy mal parados.

Las cifras son elocuentes. De acuerdo con el organismo, en el 2012 se registraron 479.937 homicidios en los 133 países que poseen datos confiables y que abarcan el 88 por ciento de la población del planeta. Dentro de ese total, Latinoamérica tuvo una participación del 34 por ciento, que supera con creces el que cuenta con el 9 por ciento de los habitantes del mundo.

Ante esa realidad, no es de extrañar que nuestra tasa de asesinatos por cada 100.000 personas sea de 28,5, mientras que la de África –que nos sigue en esta macabra clasifi-cación– es de un distante 10,9. Frente a la media global –de 6,7–, la brecha es todavía mayor.

Como si eso no fuera suficiente, la tendencia mundial es a la baja. Entre el 2000 y el 2012, el índice citado se redujo en 16 por ciento, en tanto que en las naciones de alto ingreso, la caída fue del 39 por ciento. Sin embargo, por estas latitudes, vamos de mal en peor.

Los casos que lo comprueban son múltiples. Honduras es el país más violento de todos y tiene en San Pedro Sula a la ciudad de mayor incidencia de este mal en los cinco continentes. Tampoco le va bien a El Salvador y Guatemala, en donde las pandillas mantienen en jaque a las autoridades.

Por otra parte, hay casos importantes de deterioro. El más dramático es el de Venezuela, en donde la violencia se ha disparado. México, a su vez, ha dado marcha atrás de forma notoria, por cuenta del efecto del narcotráfico, cuya expresión más cruenta son las masacres que han sacudido a dicha sociedad hasta la médula. Brasil, que hace dos años reportó 47.136 homicidios, presenta cierta estabilidad, pero con números que son muy elevados.

En medio de esta situación, Colombia muestra luces y sombras. Según la OMS, su tasa de asesinatos fue de 34,1 en el 2012, un indicador que la ubica entre los cinco países más violentos de la región y los diez peores en el planeta. No obstante, venimos de un punto mucho peor, pues estuvimos por encima de 80 a finales del siglo pasado, si bien nos estancamos desde el 2009.

Afortunadamente, este año pinta mejor. De acuerdo con un informe de El Tiempo, la cuenta con corte al primero de diciembre iba en 11.621 homicidios, 2.132 menos que en igual periodo del 2013. Esa reducción del 16 por ciento redundaría en una mejora significativa, sobre todo a la luz del contexto latinoamericano.

La razón principal por la cual hemos avanzado mientras otros retroceden tiene que ver, por cruel que parezca, con nuestra dolorosa experiencia. Tanto la Policía como los académicos y algunas autoridades entienden mucho mejor el problema y saben prevenirlo de manera más efectiva que sus pares en naciones vecinas.

A pesar de ello, el reto permanece. Todavía superamos con creces la norma regional y somos considerados uno de los lugares más inseguros del mundo. Por eso no se puede cantar victoria, así vayamos en contravía de los demás.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado