Ricardo Ávila

Sin remedio de fondo

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
octubre 07 de 2014
2014-10-07 02:12 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

No ha comenzado el debate en el Congreso sobre la propuesta de reforma tributaria que fue radicada por el Ministro de Hacienda en el Capitolio el viernes y el nivel de la polémica supera el de otras ocasiones.

En cuestión de horas, los analistas señalaron los inconvenientes de una propuesta que tiene como propósito central cerrar el boquete de financiamiento para que cuadren las cuentas del presupuesto del 2015 y, al mismo tiempo, respetar los preceptos de la regla fiscal que obliga a reducir gradualmente el saldo en rojo en las finanzas estatales.

Tal como sucede en estos casos, hay críticas injustificadas y otras válidas. En el grupo de las primeras, la más notoria es la que sostiene que la necesidad de apretar las clavijas es toda una sorpresa, cuando la verdad es que el ajuste estaba anunciado.

Una prueba de ello es que en la carrera por la Presidencia de la República, los asesores económicos de las diversas campañas reconocieron la necesidad de cubrir el faltante que sale del desmonte del gravamen a las transacciones financieras y del fin del impuesto al patrimonio. La mayoría se comprometió con extenderlos y unos pocos hablaron de ir más allá, pero la verdad es que los candidatos mencionaron el asunto, sin entrar en detalles.

Anticipar en ese momento el tamaño del agujero era imposible. No obstante, entidades como Fedesarrollo señalaron desde abril que, aparte de los tributos mencionados, habría un déficit adicional por cuenta del final de la bonanza en los precios de los productos básicos.

Aceptada esa realidad, es pertinente la discusión sobre la manera de rellenar la brecha de 12,5 billones de pesos para el año que viene. Y es que mientras los técnicos volvían a hablar de aprovechar la oportunidad para hacer borrón y cuenta nueva –cambiando de una vez por todas esa colcha de retazos que es el estatuto tributario–, en el Ejecutivo las realidades políticas acabaron pesando mucho.

Estas últimas tienen que ver con el clima que hay en el Congreso con respecto a una transformación de fondo, pues ni siquiera los parlamentarios que componen las bancadas que integran la Unidad Nacional están dispuestos a acompañar a Santos en una cirugía mayor que redistribuya las cargas. Por tal motivo, la decisión fue la de seguir con la misma medicina, tras haber analizado la conveniencia o no de variar ciertas dosis.

Al final, acabó triunfando la tesis de continuar con el tratamiento de antes, aunque con variaciones importantes. El caso más evidente es el del impuesto al patrimonio, en donde, en términos prácticos, se disminuyen las tarifas frente al esquema actual, algo que se compensa con un torniquete adicional en el Cree.

Gracias a ello se corrigen ciertas inequidades que favorecen sobre todo a aquellos contribuyentes con un nivel alto de activos poco productivos, mientras que salen golpeados quienes más pagan sobre la renta. Es interesante el ensayo de buscar otros mecanismos para luchar contra la evasión.

El impuesto complementario de normalización tributaria tiene como meta permitir la legalización de capitales a través de un sistema que deberá pasar el examen de la Corte Constitucional, que en el pasado tumbó normas en el mismo sentido. También es llamativa la tipificación del delito de omisión de activos, que permitiría castigar por primera vez con cárcel a quienes defrauden al fisco.

Más allá de que tales intentos logren pasar o no el cedazo del Congreso, el mensaje es que la reforma se concentra en un grupo específico de contribuyentes. Y aunque ello tiene el atractivo de que para la mayoría de los colombianos la cuenta la acabará pagando alguien más, tiene como inconveniente que los líos de fondo no se solucionan, pues no solo el parche es temporal, sino que no garantiza la cura del paciente.

De ahí que este sea un remedio más en una economía que, en esta materia, tiene problemas que seguirán sin cura.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto


Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado