Ricardo Ávila
Editorial

A la espera del optimismo

La apreciación que hacen los colombianos de la realidad del país es un poco menos mala, pero todavía acusamos una gran falta de confianza.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
mayo 03 de 2018
2018-05-03 08:55 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Que los colombianos siguen siendo mayoritariamente pesimistas, es una afirmación que sorprende a pocos. Pero que esa apreciación negativa de las cosas empieza a descender frente a los máximos recientes, es algo que llama la atención, pues estamos en niveles que no se veían desde finales del 2016, de acuerdo con la más reciente versión del Gallup Poll, dado a conocer un par de días atrás.

Según el sondeo que viene haciéndose desde hace casi un cuarto de siglo, dos de cada tres habitantes en las cinco capitales más grandes consideran que la situación del país va por mal camino. La proporción es muy alta, pero en febrero ascendía al 75 por ciento, con lo cual es evidente una variación que hace pensar en un cambio de tendencia.

Una mirada detallada revela que hay dos temas que se consideran un poco menos críticos que al comenzar el año: la economía, al igual que la calidad y el cubrimiento de la salud. Tal parece que la tímida recuperación que se nota en las estadísticas es compartida por la ciudadanía, así la calificación del desempleo o la inflación sea muy baja. Por su parte, la relativa estabilización en la operación de las EPS disminuye la intensidad de la alerta en este campo, si bien la nota adjudicada también es mala.

No obstante, salta a la vista que el público identifica dos áreas en las que no registra progresos significativos. La primera es la corrupción señalada como el peor problema de todos. Más allá de los altibajos puntuales que van de una medición a otra, la percepción sobre la presencia de la venalidad en el día a día de la gente es muy elevada. Es de imaginar que los escándalos cuyos protagonistas se renuevan, pero que siempre ocupan las primeras páginas, apuntalan esa triste sensación.

El segundo asunto que pesa como un lastre en el ánimo de los colombianos es la inseguridad. Los datos que muestran cómo el hurto a personas continúa disparado, ratifican que aquí lo que pesa es una realidad incontrovertible: la presencia del crimen, que va desde el atraco callejero hasta el conocido ‘cosquilleo’. Los reportes que hablan de una verdadera puerta giratoria que les permite a los responsables de diversos delitos volver a la calle a cometer sus fechorías, convencen al público de que la impunidad es la norma.

Otros elementos de la encuesta llaman la atención, si bien están un poco más abajo en la agenda de preocupaciones. El medioambiente aparece de manera repetida como un desafío que no se está enfrentado bien. De otro lado, la apreciación de que todo lo relacionado con la guerrilla está empeorando, puede sonar contradictoria a la luz del acuerdo con las Farc. Sin embargo, las disidencias de ese grupo, cuyo accionar enlutó a Ecuador, fortalecen la sensación de que estamos dando marcha atrás en este campo.

Debido a ello, el proceso de paz es observado con creciente escepticismo, al igual que los eventuales beneficios del posconflicto. La salida negociada cuenta con un respaldo mayoritario, aunque eso no quiere decir que se crea en la buena fe de la contraparte o la capacidad de las instituciones de hacer la tarea que les corresponde.

No todo es negativo, claro. Por ejemplo, 57 por ciento de los interrogados se considera satisfecho con su estándar de vida. Al mismo tiempo, sube notoriamente el porcentaje de los amigos de firmar tratados de libre comercio con muchos países o de fomentar la llegada de las multinacionales, lo cual da la impresión de que los enemigos de la globalización son una minoría.

Aun así, el parte dista de ser tranquilizador. Colombia todavía experimenta un severo caso de falta de confianza. Habrá que ver si en el próximo Gallup Poll, que se conocerá después de la segunda vuelta presidencial, el optimismo regresa, algo que le ayudaría a una mayor reactivación de la economía.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado