Ricardo Ávila
Editorial

A la espera del viernes

La posibilidad de que el Banco de la República haga un nuevo recorte en su tasa de interés, vuelve a estar sobre la mesa.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
noviembre 20 de 2017
2017-11-20 07:55 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

La próxima sesión de la junta directiva del Banco de la República –agendada para el viernes que viene– ha causado división entre los analistas. El motivo es que mientras unos creen que el Emisor dejará quieta la tasa de interés que les cobra a las entidades financieras por darles liquidez temporal, otros piensan que están dadas las condiciones para un nuevo recorte en el costo de esos fondos, que actualmente se encuentra en el 5 por ciento anual.

Esa divergencia de opiniones es llamativa, pues hasta hace poco había consenso en que el espacio se había acabado tras el bajón de octubre. Sin embargo, los datos más recientes sugieren que las cosas no están marchando al ritmo previsto meses atrás, y así como les sucede a ciertos enfermos cuya condición se estanca, la actividad productiva necesitaría un nuevo estímulo a ver si reacciona.

El primer campanazo sonó cuando se presentaron las cifras con respecto al comportamiento del PIB durante el tercer trimestre del 2017. Si bien el dato de expansión del 2 por ciento supera con cierta holgura el correspondiente a la primera mitad del año, una mirada a un indicador mensual que elabora el Dane, con base en un puñado de agregados, sugiere que de un buen impulso en julio, se pasó a uno menor en agosto, y a uno, todavía más tímido, en septiembre.

Como si lo anterior fuera poco, los reportes de ventas durante octubre, provenientes de sectores del comercio y la industria, tampoco muestran el repunte anhelado. Lejos de una línea recta con tendencia al ascenso, quienes conocen del tema hablan de gráficas que se parecen a un electrocardiograma, con picos y caídas, sin que se logren cumplir los presupuestos.

Que las cosas no vienen bien es una impresión que se vio reforzada tras la aparición del más reciente Índice de Confianza del Consumidor, elaborado por Fedesarrollo. Según el sondeo, la actitud de los hogares es todavía mayoritariamente negativa y los resultados del mes pasado exhibieron algún retroceso. Por cuenta de esa fotografía, parece difícil que la demanda interna muestre signos de vigor en el corto plazo.

Por otra parte, el comportamiento de la inflación podría considerarse como favorable. Después de la escalada alcista del 2016, la carestía ha vuelto paulatinamente a su cauce, debido al buen comportamiento del costo de los alimentos, entre otras razones. Si bien el dato más reciente mostró que al aumento de la canasta familiar supera el 4 por ciento anual, que es el tope del rango fijado como meta de largo plazo por el Emisor, los propios modelos del Banco hablan de un guarismo cercano al 3,9 por ciento en diciembre.

Adicionalmente, las expectativas de los observadores revelan que hay un elevado grado de certeza respecto a que en el 2018 el incremento en el Índice de Precios al Consumidor se modere más. Bajo esa perspectiva, las autoridades tendrían espacio para aprobar otro tijeretazo en la tasa de interés, presumiblemente de un cuarto de punto porcentual.

La lógica detrás de semejante decisión es que el riesgo de que un nuevo recorte cree presiones inflacionarias, es mínimo. Todas las mediciones coinciden en que la economía está creciendo por debajo de sus posibilidades, debido a lo cual hay que ayudar a crear las condiciones para que las compras de las familias y la inversión empresarial aumenten a mayor velocidad que la observada.

La pregunta sobre si la mayoría de los integrantes de la junta del Banco adopta esa postura o si, por el contrario, gana la posición de dejar las cosas como están, es algo que solo se responderá hasta la cita del próximo viernes. Por ahora, lo que está planteado es el dilema sobre darle o no, y de manera inmediata, una nueva dosis de reconstituyente a una economía que todavía no parece tener los ánimos para levantarse de la cama.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado