Ricardo Ávila
Editorial

Ahora sí comenzó esto

Cuando faltan siete semanas para la primera vuelta de las elecciones presidenciales, quedaron ya destapadas las cartas de cada aspirante.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
abril 08 de 2018
2018-04-08 05:09 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Para la mayoría de los colombianos, la semana que terminó fue apenas una más en la cuenta regresiva hacia la primera vuelta de las elecciones presidenciales el 27 de mayo. A fin de cuentas, volvió a repetirse el libreto de manifestaciones públicas y debates entre aspirantes, algunos de ellos más punzantes que en oportunidades anteriores.

Sin embargo, para los expertos en estos temas lo que sucedió en estos días no fue otra cosa que el arranque verdadero de la contienda. Tal como dijo un especialista en el tema: “ahora sí comenzó esto”.

El motivo de la afirmación es uno solo: ya terminaron las cábalas de las posibles alianzas y se dieron los apoyos que permiten establecer cuáles son los linderos de unos y otros.
Para utilizar la conocida expresión, cada uno de los postulados a suceder a Juan Manuel Santos quedó en su plata en cuanto a respaldos. Ahora lo que viene es la lucha por el favor popular, lo cual implica el destape de las campañas publicitarias respectivas y un aumento en el nivel de pugnacidad entre los contendientes.

Y aunque las encuestas muestran quién está arriba y quién no, todos consideran que en las seis semanas que vienen cualquier cosa puede pasar. Dicho de otra manera, la carrera sigue abierta, entre otros motivos porque las probabilidades de que sea necesaria una segunda vuelta son muy elevadas. Que haya cinco nombres que aparecen con más del cinco por ciento de las preferencias en las mediciones, hace muy difícil que alguien se quede con la mitad de los votos en la primera ronda.

Tal como en el juego de las sillas musicales, de lo que se trata es de quedarse con un cupo para pasar a la final. Actualmente, todo apunta a que Iván Duque tiene su puesto garantizado, dada la ventaja que posee en los sondeos. De tal manera, la batalla es por el segundo puesto. Gustavo Petro es el más opcionado, aunque sus contendores buscarán desplazarlo.

Ese es precisamente el desafío de Sergio Fajardo. Sus partidarios eran amigos de una alianza con Humberto de la Calle, pero dicha posibilidad quedó enterrada a mediados de la semana pasada cuando el candidato liberal la desechó. El llamado al orden de su colectividad cerró la puerta de una fórmula que se habría presentado como la gran opción de quienes se ubican en el centro del espectro ideológico.

¿Por qué la bancada del trapo rojo prefirió seguir su camino a pesar de que se arriesga a no lograr el caudal electoral mínimo que necesita para conservar la personería jurídica? Las hipótesis abundan, pero una de ellas es que, pese a los roces que mantiene desde hace tiempo con Germán Vargas Lleras, este es visto como el único que realmente podría ganarle al designado del Centro Democrático el 17 de junio.

Ese habría sido el motivo por el cual el Gobierno hizo el guiño para que el Partido de la U se sumara al exvicepresidente de Santos, dejando de lado las antipatías de otros tiempos. En su momento, el liberalismo haría algo similar, aplicando el axioma del ‘enemigo de mi enemigo, es mi amigo’.

Lo anterior no quiere decir que Vargas Lleras las tenga todas consigo. Su imagen negativa en las encuestas es un escollo enorme. Aun así, propios y extraños le reconocen la solidez de su programa, al igual que experiencia y capacidad de desempeñarse bien en los debates.

En consecuencia, la recta final da para alquilar balcón. Duque buscará ganar el 27 de mayo, pero su liderazgo lo convierte en el objeto de las críticas de los demás; Petro sigue en lo suyo, con la idea de conseguir más adeptos; Fajardo enfrenta enormes riesgos si no logra darle chispa a sus planteamientos; Vargas Lleras se desplaza hacia el centro, buscando ser la opción antiuribista; y De la Calle aspira a un desempeño honroso. Ese es el estado de la carrera, a siete semanas de la eliminatoria.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado