Ricardo Ávila
Editorial

Aires de primavera

Las tensiones en la arena internacional pueden ser mayores ahora, pero en lo que hace a la economía global, el parte es positivo.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
abril 18 de 2017
2017-04-18 10:14 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

No deja de ser una paradoja que justo cuando las tensiones geopolíticas en el mundo suben, el panorama económico del planeta mejore. Esa aparente contradicción fue puesta de presente ayer por el Fondo Monetario Internacional, que entregó en Washington su más reciente ejercicio de proyecciones sobre la marcha del planeta.

La publicación de los cálculos se realizó en vísperas de que se celebren las reuniones de primavera que convocan a los ministros de Hacienda y banqueros centrales de los 189 países que son socios de la entidad multilateral, creada en 1945. En la presente oportunidad, las amables temperaturas de mediados de abril en el hemisferio norte fueron el marco adecuado para un diagnóstico relativamente alentador sobre la marcha del planeta.

Si bien los pronósticos para este y el próximo año se encuentran lejos del comportamiento de mediados de la década pasada, lo rescatable es que los técnicos del FMI han subido sus apuestas en un par de oportunidades, con respecto a los estimativos dados a conocer en octubre. Como consecuencia, el vaticinio es que el Producto Interno Bruto global subiría 3,5 por ciento en el 2017, cuatro décimas por encima del registro correspondiente al 2016.

El motivo de la aceleración es el mejor desempeño de Europa y Asia, combinado con la expectativa de que Estados Unidos ande un poco mejor. En el caso del Viejo Continente, las cosas evolucionan positivamente, a pesar de los temores que despierta el brexit, pues las estadísticas de empleo, demanda interna y actividad industrial muestran progresos indiscutibles.

Tampoco le va mal a Japón, que parece haber salido de un largo marasmo, como consecuencia de las políticas aplicadas por la administración de Shinzo Abe. Más impactante quizás es que China logró un segundo aire, debido a las estrategias de estímulo aplicadas por la dirigencia comunista en Pekín.

Gracias al aceptable comportamiento de la nación más populosa del mundo, los precios de las materias primas se han recuperado un poco. Así lo demuestra no solo la cotización del petróleo, sino la del mineral de hierro o el cobre. La reacción le ayuda a los países exportadores de productos básicos se expresa en una mejora de los flujos de comercio internacional.

Lamentablemente, esta no se extiende a América Latina. Brasil debería volver a números positivos, al igual que Argentina, pero la región seguirá en la retaguardia del crecimiento. Para colmo de males, México siente el coletazo del ‘efecto Trump’, así las amenazas del cambio de guardia en la Casa Blanca no se hayan concretado.

Precisamente, en su diagnóstico de la realidad, el Fondo se encargó de destacar los peligros actuales. Para la entidad, el mayor riesgo es que el proteccionismo se haga presente, como consecuencia de las críticas que se le hacen a la globalización en las naciones industrializadas y especialmente en Estados Unidos. Puesto de otra manera, una guerra comercial daría al traste con la senda ascendente que empieza a recorrerse.

Aunque lanzar la alerta es válido, queda como consuelo que la administración republicana no ha convertido en verdad sus promesas de campaña. De acuerdo con los reportes de prensa, las divisiones al interior del gobierno estadounidense parecen zanjarse en favor de los más moderados, por lo que el peor escenario se ve menos probable ahora.

Sin embargo, hay inquietudes considerables por cuenta de Corea del Norte y Siria. Un enfrentamiento militar que involucre a las potencias es ahora más factible, por lo cual es indispensable tener los ojos abiertos y confiar en que la diplomacia servirá para disminuir las tensiones.

En el entretanto, el mensaje es que en materia económica, el viento a favor vuelve a soplar. Y si bien el retorno a la época de ‘vacas gordas’ se ve lejano, al menos hay razones para decir que la primavera también se nota en las proyecciones de crecimiento.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado