Ricardo Ávila
Editorial

Batiendo el chocolate

El aumento del 29 por ciento en la cosecha de cacao en el primer trimestre, muestra el gran potencial que tiene este cultivo.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
mayo 07 de 2017
2017-05-07 06:12 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Que Colombia sigue siendo un país cafetero, es algo que demuestran las estadísticas. El medio millón de familias que derivan su sustento de la actividad y una producción superior a los 14 millones de sacos este año, confirman su importancia, tanto dentro del tejido social como en la economía.

Sin embargo, quienes saben del asunto sostienen que el potencial de expansión que tiene el país no está necesariamente en este grano, sino en otro. Se trata del cacao, que, de forma casi silenciosa, viene aumentando su cultivo en unos 350 municipios, incluyendo una buena cantidad que han tenido problemas de orden público.

Las cifras son elocuentes. De 37.203 toneladas cosechadas en el 2011, el país pasó a 56.785 el año pasado. En el primer trimestre del 2017, la cifra fue de 11.374 toneladas, lo que representó un aumento del 29 por ciento. Tal como van las cosas, no resulta descabellado afirmar que vamos hacia otro máximo histórico, gracias a lo cual las importaciones para la industria de chocolates son ahora una cuarta parte de las registradas un lustro atrás.

No obstante, falta un inmenso camino por recorrer. Para comenzar, somos pequeños en el contexto mundial, pues no solo estamos a una enorme distancia de Costa de Marfil, que, con sus 1,5 millones de toneladas anuales, ocupa el primer lugar del planeta. En las clasificaciones internacionales nos ubicamos en el puesto 11, siendo superados en América Latina por Brasil, Ecuador, México, Perú y República Dominicana.

A pesar de ello, nuestras condiciones naturales son muy buenas. El grano se puede cultivar en tierras entre cero y 1.200 metros sobre el nivel del mar, que corresponden con la mayoría de nuestra área sembrable. Con razón, se dice que el cacao bien puede ser la mejor opción del posconflicto, especialmente en zonas de difícil acceso.

Aunque los precios internacionales no están en los 4.000 dólares por tonelada del 2011, pues hoy se ubican en menos de la mitad de esa cifra, la siembra es rentable. Una de las explicaciones es que hay nuevas variedades más resistentes y de mayor rendimiento. Fedecacao asegura que en Arauca se han logrado productividades que están entre las más elevadas del mundo.

Tal vez lo más llamativo que viene sucediendo es un programa de renovación de plantaciones, con una meta de 70.000 hectáreas. Con el apoyo del Ministerio de Agricultura ya se completaron las primeras 10.000, pero se requiere un esfuerzo adicional mucho mayor, que implica recursos públicos.

A lo anterior se suman la ampliación de la frontera productiva. El cálculo es que hay 165.000 hectáreas sembradas, con posibilidades reales de aumento. Aun así, quien esté interesado en sembrar debe recordar que esta es una actividad de tardío rendimiento, pues las cosechas empiezan a dar al segundo año, estabilizándose a partir del quinto.

Si bien el riesgo de altibajos en los precios internacionales está presente, las tendencias del consumo global sugieren que el apetito por el chocolate está lejos de terminar. Con un mercado valorado en 100.000 millones de dólares anuales, la expectativa es que la demanda en Asia suba de manera exponencial, dado el incremento del ingreso promedio en naciones como China.

Frente a esa oportunidad, Colombia no solo cuenta con área disponible, sino con una calidad muy apreciada. Los reconocimientos en diferentes ferias prueban que el atractivo de nuestro cacao viene en alza, aunque todavía necesitamos una masa crítica mucho mayor.

Además, está la posibilidad de productos de valor agregado. Una conocida máxima del desarrollo afirma que los países que venden cacao son usualmente pobres, pero los que fabrican chocolate normalmente son ricos. Romper esa ecuación forma parte de la hoja de ruta de una opción que emerge de manera atractiva y que sería el complemento ideal para el mejor café del planeta.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado