Ricardo Ávila
Editorial

Cruces y sanciones

A medida que pasa el tiempo es más evidente que los sistemas de la Dian para detectar a los evasores mejoran su efectividad.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
septiembre 05 de 2017
2017-09-05 09:07 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Dice el conocido refrán que ‘la justicia cojea, pero llega’. Algo parecido podría afirmarse con respecto a la Dian, que por cuenta de mejores instrumentos, que incluyen un mayor uso de la tecnología y el acceso a la información entregada por terceros países, estrecha el círculo a los evasores.

Así lo puede confirmar un grupo de contribuyentes de altos ingresos que viene de estar en la mira del fisco. Aunque se trata tan solo de 26 personas, en la lista hay actores, cantantes, deportistas, médicos y abogados reconocidos, a los cuales se les comprobaron una serie de infracciones en sus declaraciones de renta, que pasan por no revelar todos los ingresos recibidos en un año determinado, esconder activos o inflar pasivos por miles de millones de pesos.

Más allá de los casos individuales, el mensaje de fondo es que las autoridades han mejorado de manera sustancial sus sistemas para detectar olvidos o trampas. La pena por las irregularidades no solo puede llegar a ser del 200 por ciento del valor de lo no reconocido, sino que, en el caso de cuantías mayores, una condena carcelaria es una posibilidad real.

Ante la advertencia, no faltan aquellos que creen que están a salvo, bajo el radar de la administración tributaria. Sin embargo, los que viven en la impunidad deberían tener en cuenta que el número de bases de datos disponibles para hacer cruces contables viene en permanente aumento.

Para citar un caso reciente, Estados Unidos entregó, en marzo, los datos de más de 15.000 colombianos que poseen cuentas corrientes en el país del norte. A lo anterior se suman convenios existentes con naciones como España, Italia o Alemania, para mencionar apenas unas pocas. Aplicando el principio de ‘hoy por ti, mañana por mí’, son cada vez más numerosos los Estados y territorios que comparten cifras para cerrarles las puertas a los evasores.

A lo anterior se suman los reportes periódicos que salen de las notarías que existen en Colombia, con respecto a las transacciones inmobiliarias. El Instituto Geográfico Agustín Codazzi también hace su parte, mientras que en lo que atañe a las personas jurídicas hay métodos que alertan sobre contabilidades que muestran incrementos inusuales en los pasivos registrados, de un ejercicio a otro.

Y los sabuesos de la Dian, no se detienen ahí. El número de salidas internacionales anuales de una persona a un mismo destino llama la atención, especialmente si pasa de cinco visitas. Vehículos de alta gama o consignaciones en efectivo, sirven igualmente para seguir pistas, en la que parece en más de una ocasión una labor detectivesca.

Demostrar que nadie está más allá de la mirada del fisco es un mensaje que se desea mandar con contundencia por estos días. La razón principal es que todavía está abierta la posibilidad de aprovechar la ventana que abrió la Ley 1739 del 2014 con la creación del impuesto de normalización tributaria.

Estrictamente hablando, el plazo para ponerse al día con el pago de una tarifa del 13 por ciento expiró el pasado 22 de mayo, pero si se cancelan, además, intereses de mora desde esa fecha, aún se puede obtener un paz y salvo hasta el final del año. Eso es lo que decidieron unos 500 contribuyentes adicionales, que en los últimos tres meses pagaron cerca de 64.000 millones de pesos, los cuales se agregan a los 2,4 billones que ya habían ingresado a las arcas públicas desde el 2015.

En total, los activos normalizados se aproximan a los 20 billones de pesos, que no es una suma menor. Cerrar la vena rota de la evasión implica, en cualquier caso, ir más lejos. La administración de impuestos habla de un universo de 76.000 personas naturales y jurídicas que ameritan un examen, y, aunque es posible que un gran número tenga sus cuentas en orden, aquellos que no, deberían preocuparse. Porque el objetivo evidente es demostrar que ‘el que la hace, la paga’.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado