Ricardo Ávila
Editorial

El mundo gira más rápido

Para el Fondo Monetario, la economía del planeta ahora sí muestra señales claras que le permiten hablar de una recuperación importante.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
octubre 10 de 2017
2017-10-10 09:09 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Hacía tiempo que el Fondo Monetario Internacional no sonaba tan entusiasta como lo hizo ayer, cuando dio a conocer sus pronósticos sobre la marcha de la economía mundial. Tal como sucede todos los otoños, en vísperas de que en Washington se reúnan los ministros de Hacienda y banqueros centrales de los 189 países que forman parte del organismo, con ocasión de su asamblea anual, los técnicos sacaron su bola de cristal.

En pocas palabras, el mensaje central es que las cosas están mejorando con mayor velocidad de la que se preveía hace meses. Como consecuencia, el crecimiento previsto para este año va a ser superior en casi medio punto al del pasado. A su vez, en el 2018 la velocidad subiría más, hasta 3,7 por ciento anual.

Son varios los motivos del renovado optimismo. Para empezar, los motores han comenzado a empujar en el mismo sentido. De tal manera, Europa dejó atrás la crisis que la tuvo postrada tanto tiempo, mientras que Canadá y Japón han tomado un nuevo aire. Estados Unidos anda más lento, pero no demasiado, y se mantiene saludable. La única excepción notoria es Gran Bretaña, atrapada entre las incertidumbres del Brexit.

También en las economías emergentes, el viento sopla a favor. Lo más destacable es que China sigue desafiando los diagnósticos que desde hace rato pronostican que el dragón se va a quedar sin fuego. La expansión, que sería del 6,7 por ciento en el 2017, ayuda no solo a que el sudeste asiático vea al futuro con más tranquilidad, sino a que los precios de los bienes primarios muestren una recuperación importante.

Por cuenta de las mejores cotizaciones y del incremento en el comercio global, las cifras son más positivas en una buena cantidad de países. América Latina saldrá de la recesión que la venía aquejando, aunque el tímido 1,2 por ciento esperado no da para olvidar los sinsabores recientes.

Tal vez lo más importante para la región es que el año que viene debería ser mejor, aunque todavía estamos lejos del periodo de la bonanza. Las dudas persisten, pues no hemos logrado dejar el carril lento al cual ingresamos cuando se desplomó el valor de los principales renglones de las exportaciones.

Ese recordatorio es importante porque hay riesgos que no se pueden olvidar. De tal manera, un cambio súbito en las condiciones financieras internacionales, que se traduzcan en tasas de interés más elevadas o menor liquidez, ocasionarían trastornos a los emisores de papeles.

Curiosamente, los temores que han descendido son los de una oleada de proteccionismo. Sin nombrarlo, el FMI recordó que Donald Trump no ha sacado adelante algunas de sus promesas de campaña, como la de levantar barreras que impidan las importaciones de México o China a Estados Unidos.

Lo anterior no quiere decir que haya que bajar la guardia. Hay áreas del planeta que no van bien, aparte de Latinoamérica. El caso de África subsahariana es angustioso, pues sus elevadas tasas de natalidad llevan a pensar que las presiones migratorias podrían subir si en el continente no se generan más oportunidades de riqueza y empleo.

El veredicto para Colombia es agridulce. De un lado, el Fondo recortó su apuesta sobre el crecimiento del país este año, al 1,7 por ciento. Del otro, hay confianza en que las cosas van a mejorar, con lo cual la dinámica en el mediano plazo subiría al 3,5 anual.

Para llegar a ese punto es indispensable que la marcha de los programas de infraestructura mejore y que el consabido dividendo, derivado del fin del conflicto, se haga efectivo. El lío es que, por lo pronto, los obstáculos siguen presentes y será necesaria una buena dosis de esfuerzos y políticas adecuadas para que el entusiasmo que hoy expresa el Fondo Monetario se sienta por aquí.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado