Ricardo Ávila
Editorial

Lo peor quedó atrás

Los resultados de Ecopetrol confirman que la situación de la empresa es muy distinta a cuando tuvo lugar la caída en los precios del crudo.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
noviembre 08 de 2017
2017-11-08 08:31 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

La caída que tuvo ayer la acción de Ecopetrol en la Bolsa de Valores puede dar la impresión de que el mercado reaccionó mal a los resultados trimestrales de la empresa, dados a conocer en la tarde del martes. Una mirada con un lente más amplio muestra, sin embargo, que el título de la petrolera –que cerró en 1.765 pesos en la víspera– es de los pocos que sacan la cara en el ámbito colombiano, pues es uno de los tres de mayor valorización en lo que va del año.

La mejora, a decir verdad, podría calificarse como reciente. Si bien el alza en el precio de la especie en los pasados doce meses asciende al 34 por ciento, tan solo en los últimos treinta días el avance es del 26 por ciento. En contra del relativo desánimo que muestran los índices bursátiles, es evidente que los inversionistas miran a la compañía con otros ojos, después de que la descolgada en la cotización de los hidrocarburos se sintió en sus estados financieros.

Lo anterior no quiere decir necesariamente que la época de la bonanza esté de regreso. Para que la acción se acerque a su máximo histórico de 5.700 pesos, alcanzado el 30 de abril del 2012, es necesario no solo que las circunstancias del sector a nivel global sean muy diferentes a las actuales, sino que se hayan podido superar varios desafíos importantes, que forman parte de la agenda.

No obstante, el mensaje subyacente de lo ocurrido en las semanas recientes es que hay un cambio en la mirada de los analistas con respecto a Ecopetrol. Este va desde el giro en la recomendación que hace un banco como el JP Morgan, que pasó el título de la categoría de ‘venta’ a ‘neutral’, hasta el entusiasmo de ciertos asesores que anticipan resultados muchos mejores.

A primera vista todo estaría explicado por lo que le ha pasado al valor del barril de petróleo, que ayer se ubicó por encima de 63 dólares en el caso de la variedad Brent, una subida de 38 por ciento con respecto al registro de la misma fecha del 2016. Las medidas tomadas por los principales países productores de crudo se expresan en la desaparición del exceso de oferta que en su momento hizo que se desplomara el valor de los insumos energéticos.

Y aunque ese es un factor clave, sería mezquino menospreciar el esfuerzo hecho por la administración de la empresa de mayoría estatal a la hora de recortar costos y mejorar la eficiencia en diversos procesos. Para decirlo de manera coloquial, el punto de equilibrio es ahora mucho menor, por lo cual el efecto de aumentos en los hidrocarburos se nota con contundencia en el resultado final.

Las cifras así lo reflejan. En el acumulado que va de enero a septiembre, las ventas consolidadas ascendieron a algo menos de 40 billones de pesos, 16 por ciento más que en el mismo lapso del año pasado. Esa mejoría se tradujo en un incremento de 132 por ciento en las utilidades que llegaron a casi 3,2 billones de pesos en lo que va del ejercicio.

En sus informes, los analistas destacaron varias cosas. Una tuvo que ver con el aumento en los márgenes, que son los más elevados de los últimos dos años. Tampoco pasó desapercibido que los números de la refinería de Cartagena se vienen consolidando, o que la posición de caja es particularmente fuerte, de 12,8 billones de pesos.

Tras haber superado el trago amargo del ajuste, el margen de maniobra es mucho más amplio a la hora de hacer inversiones. Encontrar la manera de aumentar las reservas recuperables sigue siendo la prioridad, algo para lo cual habrá que aumentar la labor exploratoria y eventualmente hacer compras puntuales de yacimientos. Para ello, la administración deberá mantener el rumbo fijado, que incluye una mayor independencia del gobierno de turno, todo con el fin de beneficiar a los colombianos que, a través de la nación, son los dueños del 90 por ciento de Ecopetrol, que dejó lo peor atrás.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado