Ricardo Ávila
Editorial

Mejor, a pesar de todo

Los resultados de Ecopetrol cayeron bien entre los analistas, pero la empresa sigue con retos importantes.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
agosto 09 de 2017
2017-08-09 08:35 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Quizás no hay forma más elocuente a la hora de describir la reacción del mercado de valores, tras conocerse el informe de resultados de Ecopetrol durante el segundo trimestre del año, que registrar una evolución positiva en la cotización del título de la compañía. Ayer, la acción de la petrolera subió 1,8 por ciento en la bolsa colombiana, alcanzando en algún momento a llegar a 1.400 pesos, para acabar cerrando ligeramente por debajo de esa cifra.

Más allá del precio de cierre, los comentarios de los analistas terminaron siendo favorables. El motivo es que el margen de la empresa –medido como la utilidad antes de pago de intereses, impuestos y depreciación– es del 43 por ciento, uno de los más elevados del sector. El esfuerzo en el control de costos sigue rindiendo sus frutos, con lo cual las ganancias en la primera mitad del 2017 van en 2,2 billones de pesos, 90 por ciento más que doce meses atrás.

Gracias, igualmente, a una política de ventas exitosa, la posición de caja es fuerte. Tanto que hace unas semanas la administración del conglomerado decidió prepagar una deuda por 1.925 millones de dólares, con lo cual el monto de las acreencias totales se redujo en casi 13 por ciento.

Aunque de bajo ritmo, la actividad exploratoria muestra un buen balance, pues de cinco pozos perforados, cuatro dieron resultados positivos, incluyendo uno en el golfo de México. Por su parte, las metas de producción se cumplen, a pesar de factores que no dejan de causar inquietud.

El más notorio son los continuos ataques contra el oleoducto que une a Caño Limón con Coveñas, que lleva meses de parálisis. Si bien hay una salida para el crudo a través del oleoducto Bicentenario, el valor del transporte aumenta, con efectos sobre la rentabilidad.

No menos preocupante es la actitud de las comunidades que, en repetidas ocasiones, han invadido áreas en plena operación, como sucede hoy con Chichimene, en el departamento del Meta, en donde no hubo más remedio que cesar el bombeo hasta que retorne la normalidad a la zona. La presencia de personas que buscan pescar en río revuelto es un elemento de incidencia creciente en diferentes áreas, que ahora aparece en el tablero de control de los problemas.

Una mención aparte merece el segmento de refinación, cuyo estado de ganancias y pérdidas muestra un saldo en rojo mayor, a pesar de que los ingresos evidenciaron un incremento del 21 por ciento. Aunque la explicación es compleja, no faltará quien diga que el controvertido proyecto de Reficar sigue sin reflejar sus bondades, así desde el punto de vista técnico el parte sea cada vez mejor.

Sin embargo, el mayor interrogante está relacionado con una debilidad estructural, como es el bajo nivel de las reservas recuperables. No obstante el éxito de los programas de recuperación secundaria y terciaria, que permiten extraer más crudo del mismo yacimiento, la compañía está por debajo de sus pares y necesita despejar esa incógnita, para no enfrentarse a un declive acelerado en su producción.

Por tal motivo, sigue sobre el papel la opción de salir de compras con el fin de adquirir pozos que hoy están en manos de otros. El lío es que, así exista dinero en el banco, las buenas oportunidades no siempre se presentan, y menos en un mercado internacional que todavía se debate entre los inventarios altos y los esfuerzos para recortar el exceso de oferta.

Mientras cambian las condiciones actuales, los accionistas que añoran los tiempos de la bonanza que terminó, siguen a la espera de que el ejercicio del 2017 cierre bien. Como consuelo les queda saber que los dividendos que deberían recibir el próximo año serán más altos, entre otras razones, porque el Gobierno necesita recibir al menos 1,7 billones de pesos por ese concepto para cubrir sus cuentas, y este semestre también debería dejar utilidades que aumenten el saldo por distribuir.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado